1 mes en Nueva Zelanda. Día 2. Waipoua Kauri Forest, una oda al bosque. Nueva Zelanda / Oceania / Rutas

Fue como despertar de un letargo abismal, los ojos de pronto se abrieron como un resorte en medio de la oscuridad, un tenue reflejo de una luz blanquecina se colaba entre las cortinas de las ventanas, era la alborada que se abría paso entre las sombras. Era la luz de un nuevo mundo al que habíamos viajado, estábamos en Nueva Zelanda.

bosques de nueva zelandaCasi tres días habíamos tardado en llegar hasta nuestras antípodas, el lugar más alejado en la tierra para nosotros, no era posible ir más allá, porque si íbamos más allá ya estábamos volviendo. Después de un primer día de contacto, de preparativos y de compras, ya estábamos listos para empezar nuestra gran aventura. 

Nuestra andanza comenzaba bien temprano por la mañana; por delante, más de un mes de innumerables lugares nuevos y emociones, miles de kilómetros para ser recorridos sin descanso, comenzaba nuestra Luna de Miel.

helechos gigantes nueva zelandaSi algo hay en Nueva Zelanda es naturaleza, una naturaleza primigenia como no existe en ningún otro lugar, una naturaleza que crece indómita y salvaje desde los tiempos más primitivos.   

La isla norte ha sido tocada por la divina providencia, la mano de los dioses esculpieron esta tierra con gran devoción, un lugar donde los bosques no se parecen a nada que hubiéramos visto antes. Aquí se encuentran algunos de los árboles más grandes del mundo, árboles viejos y sabios que estuvieron a punto de desparecer para siempre pero que por suerte han podido conservar.

planta all blacks nueva zelanda

Waipoua Forest

Nuestra primera parada del día nos llevaría a visitar la tierra donde estos árboles viven, un lugar sagrado donde los kauiris sobreviven en frágil equilibrio a los nuevos tiempos, al desarrollo y al progreso, a la pérdida del respeto por la naturaleza.

El Waipoua Forest se encuentra a más de 236 km de Auckland, pero no os dejéis engañar por el número de kilómetros, olvidaros de las distancias a las que estáis acostumbrados. En Nueva Zelanda todo se mueve a otro ritmo, aquí las distancias son enormes y desesperantes, aquí se habla en horas y no en kilómetros, y el bosque está a casi 4 horas de Auckland, paciencia es lo que más necesitaréis en este viaje.

carreteras nueva zelandaPara llegar hay un poco de confusión a la hora de encontrar el lugar exacto, Mr Google nos llevará hasta un lugar donde hay una cafetería, es una especie de camping, ahí no es. Para llegar deberéis continuar un poco más adelante por la Highway 12, Highway… ¡que gracia! hasta llegar a un punto a nuestra izquierda donde encontraréis un cartel que indica Kauiri Walks

waipoua kauri forest state highway 12En sendero corretea y serpentea entre el follaje, las hojas bailan con el viento a nuestro paso, extraños sonidos de aves que nunca antes hemos conocido resuenan en las profundidades de la arboleda. Waipoua, el bosque de los bosques, una selva en Oceanía, un lugar extraño para nosotros, todo nos parece como de otro mundo, nunca habíamos estado en un lugar así.

camino por el bosque nueva zelanda¿Qué tipo de árbol es el kauri? nos preguntamos. Dirigimos la vista a un lado y a otro, a la espesura, a las ramas que crecen hacia todas las direcciones ocultando el cielo sobre nosotros y no comprendemos lo que nos rodea. ¿Qué plantas son estas? ¿acaso son esto helechos? Asombrados nos dejamos arrastrar hacia las profundidades de este universo nuevo.

bosques para ver en nueva zelandaLos sonidos del bosque nos embriagan, cantos de todo tipo, intentamos agudizar el oído para encontrar el origen pero nos parece que llega de todas partes, parece que el bosque juegue con nosotros, cada vez más perdemos el sentido de la realidad, el bosque se ha hecho con nosotros.

Yakas Kauri

Al fin encontramos una señal, vamos por el buen camino al menos. Es un cruce de caminos, podemos girar a derecha o izquierda, decidimos desviarnos a la izquierda para ir primero hasta el punto más alejado de la ruta. La ruta en total no llega a los 6 kilómetros apta perfectamente para cualquier persona, sin desniveles y con el firme en perfecto estado.

carteles informativos waipoua kauri forestEl nuevo sendero nos lleva hacia un lugar que nos indica Yakas, el séptimo kauri del mundo, uno de los árboles de esta especie de araucaria más importantes. Estamos ansiosos de ver de que tipo de árbol se trata, cuál será su tamaño, que aspecto tendrá. Nos sentimos como ya hemos dicho anteriormente, descubriendo un mundo totalmente nuevo.

tronco de los kauris nueva zelandaA los pocos minutos el camino por el que vamos se convierte en una especie de pasarela de madera que se levanta del suelo, nos estamos acercando a la zona donde viven los kauris, es tierra frágil, los kauris estuvieron a punto de desaparecer no hace tanto. Los europeos, ansiosos de nuevas riquezas, de nuevas tierras, arrasábamos con todo lo que encontrábamos. Estos árboles gigantescos, de madera lisa y limpia, eran perfectos para nuestros caprichos y casi los exterminamos.

pasarela bosque de los kauris nueva zelandaPor suerte, llegó la cordura, alguien se dio cuenta del tremendo error y paró la masacre. Los tiempos han cambiado y los bosques de los kauris han vuelto a renacer. Hoy en día son patrimonio de la humanidad, son sagrados, son uno de los símbolos de Nueva Zelanda. Cuando entramos al parque un cartel nos da las pautas para la visita, hay que desinfectarse los zapatos a la entrada, no acercarse a las raíces, no salirse del camino…

chica bosque de nueva zelandaLa pasarela nos lleva culebreando hacia el corazón del bosque, cada vez más a sus adentros, y cada vez el bosque es más seductor, su embrujo hace ya un buen rato que nos sumió en un sueño, qué paz y qué armonía, nadie puede sentirse triste cuando cae en los brazos de la madre naturaleza.

Casi sin darnos cuenta, los kauris salen a nuestro encuentro, comienzan a aparecer a izquierda y derecha, su color blanco, lleno de luz, resalta de sobremanera entre la penumbra de la selva. Son kauris jóvenes, no creo que tuvieran más de unos pocos cientos de años. Son increíbles, ¿cómo serán los padres de estos de kauris?

cathedral grove waipoua kauri forest nueva zelandaNo tardamos en llegar hasta el gran kauri, el séptimo más grande del mundo. Una colosal torre con vida propia, un testigo del devenir de los tiempos, un guardián del bosque. No encuentro suficientes adjetivos en castellano para describir su majestuosidad, cualquiera que tenga un poco de verde en su alma sentirá que está ante un ser superior, ante un ser que no entiende de tiempo, de prisas… ya estaba aquí mucho antes de que llegáramos y cuando nos vayamos seguirá aquí.

Qué insignificantes somos, creemos que todo lo sabemos, que casi no hay secretos ya para nosotros, nuestro ego nos hace pensar que somos únicos y que estamos solos en el Universo. Pero entonces te encuentras de frente con una maravilla, algo que el hombre nunca podrá crear y nos damos cuenta de la realidad, no sabemos de donde venimos ni a donde vamos, no sabemos nada.

tamaño arbol kauri yakas nueva zelandaEl camino gira a su alrededor, rodeando su ancho tronco, un tronco en el que si contáramos todos su anillos nos llevarían hasta la época de Cristo. Puede que Nueva Zelanda no goce de grandes catedrales como en Europa, quizás no tenga castillos ni una historia que se remonte milenios en el tiempo, pero tiene una naturaleza que no se encuentra ni a lo ancho ni a lo largo del viejo continente.

el septimo kauri mas grande del mundo yakas nueva zelandaMas de 40 metros de tronco desde la base hasta su copa y un perímetro de 12 metros, el árbol más grande que hayamos visto, el séptimo kauri en el mundo. La pasarela lo rodea por completo hasta llegar a su otro lado. Con respeto ponemos la palma de la mano junto al tronco, es como tocar una pared, una inmensa roca, desde esta perspectiva no diríamos que es un árbol.

tronco kauri yakas nueva zelandaAbusamos de su confianza y nos acercamos más si cabe hasta juntar nuestras mejillas, hasta apoyar ligeramente nuestra frente, no lo podemos evitar, lo queremos, lo necesitamos abrazar. Es un abrazo a los dioses, al milagro de la naturaleza. Quizás, nos regale parte de su infinita energía, nos llene con su vida milenaria, nos sature con su enorme vigor y nos reúna con lo que un día fuimos y hemos olvidado.

Nos despedimos de Yakas echando la vista atrás, viendo como se aleja en la espesura y retomamos la pasarela de vuelta hacia el principio. Nos sentimos felices, rebosantes de energía, rejuvenecidos incluso, abrazar a un árbol reconforta y es algo que deberíamos hacer más a menudo.

selvas de nueva zelanda

Four Sisters Kauris

De regreso en el cruce de caminos nos desviamos hacia el sendero inexplorado, hacia otro de los grandes kauris. Normalmente los Kauris crecen a solas, alejados los unos de los otros para crecer fuertes y sanos pero esta vez la fortuna quiso que de cuatro semillas del mismo árbol crecieran cuatro nuevos kauris, unos kauris que han formado su propia comunidad, que se protegen, y que han sobrevivido a más de 500 años de historia. Es algo insólito, irrepetible, pero claro aquí todo está fuera de los normal.

four sisters nueva zelanda

Te Matua Ngahere Kauri

Nuestros pasos nos llevan un poco más allá, hasta un nuevo coloso de nombre impronunciable, un kauri anciano, el más longevo del mundo. Es el padre del bosque, el que vela por sus hijos desde hace más de 3000 años. Tres milenios, cualquiera que sepa un poco de historia sabrá lo que era el hombre por aquel entonces, no hacia tanto que habíamos salido de las cavernas y la civilización aún estaba en su época más oscura.

Te Matua Ngahere arbol kauri nueva zelandaLos romanos no eran más que un pueblo bárbaro, los Griegos aún no habían llegado hasta los confines de oriente, Europa estaba sumida en la más absoluta oscuridad y más allá de los océanos conocidos tan solo estaba el abismo.

Su tronco de gran volumen dibuja una circunferencia de 16 metros, el mayor de todos los que aquí encontramos. ¿imagináis un bosque de kauris? ¿existieron cuándo los británicos llegaron aquí por primera vez? ¿qué maravillas encontrarían aquellos exploradores?

Te Matua Ngahere el kauri mas viejo del mundo nueva zelandaPero no siempre es el hombre el segador de vidas, el que acaba con todo, la naturaleza en ocasiones puede llegar a ser tremendamente cruel, es el ciclo de las cosas. Una fuerte tormenta como no se recordaba dañó de manera casi irreparable a este kauri, gran parte de su copa se desprendió y la mayoría de sus ramas desaparecieron. Quizás la naturaleza, en su sabiduría, vio necesario actuar y dejar el kauri anciano sin lastres, despejarlo para que siga creciendo fuerte y sano quién sabe por cuantos siglos más.

Tane Mahuta Kauri

Aún nos quedaba por conocer un último kauri, uno que vive en la más absoluta soledad, lejos de sus hermanos. Para llegar hasta él, hay que volver de regreso al coche y continuar unos muy pocos kilómetros hasta un pequeño parking, en seguida veréis la garita de madera a la entrada. Esta es la ruta más corta, no hay que andar más de un kilómetro. Es el kauri conocido más grande del mundo con una altura máxima que rebasa los 51 metros de altura.

Tane Mahuta el kauri mas grande del mundo nueva zelandaEs el Señor del Bosque, Tane Mahuta en la lengua maorí. Según el mito maorí; Tane, dios del panteón maorí, es el hijo de Ranginui el padre del cielo y de Papatuanuku la madre Tierra. Tane cubrió a su madre con una vestimenta vegetal después de colocar la bóveda celeste y desde entonces se considera que todos los árboles y pájaros del bosque son hijos de Tane.

Tane Mahuta el señor del bosque nueva zelandaEs el árbol más importante de Nueva Zelanda. Durante una larga sequía en 2013 se tuvieron que bombear más de 10.000 litros de agua de un río cercano para que no se secase.

El bosque Waipoua de los kauris, el gran bosque de Nueva Zelanda, una auténtica selva subtropical y el bosque más impresionante que jamás hayamos visitado. Nuestro viaje en Nueva Zelanda había comenzado por todo lo alto, el listón estaba bien arriba y esto no había hecho más que comenzar. 

ruta waipoua kauri forestmapa waipoua kauri forest nueva zelanda 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.