Viaje en furgoneta por Francia de 18 días con perros: Día 6. País Vasco francés; San Juan de Luz y Biarritz Europa / Francia

Y fue entonces cuando el mar se abrió ante nuestros ojos; el camino nos había llevado desde infranqueables colosos de roca caliza hasta verdes y suaves colinas atravesando los más profundos bosques. Habíamos conocido una cultura que se repite al norte y al sur de la frontera y ahora, estábamos por primera vez, ante el cantábrico.

San Juan de Luz

Las pequeñas poblaciones de interior dejaban paso a las grandes ciudades costeras, la tranquilidad de los pueblos agricultores dejaban paso, en San Juan de Luz, al ajetreo de las ciudades marineras. Llegamos a San Juan de Luz al atardecer, después de un largo día recorriendo un montón de sitios chulos.

chica san juan de luzLa primera impresión nos abrumó, de repente nos vimos inmersos después de una semana completa en los ambientes más rurales, en un constante flujo de gente que iba de un lado a otro, de coches sumidos en un denso tráfico y de ruido, sobre todo mucho ruido. Atrás quedaba nuestra tranquilidad de los días anteriores y volvíamos a la realidad de los lugares costeros en pleno verano. 

Aparcamos el coche donde pudimos después de dar unas cuantas vueltas y nos dispusimos a recorrer algunas de las zonas más conocidas. Estábamos muy cerca del puerto por lo que decidimos que en vez de adentrarnos en las concurridas calles con los perretes pasearíamos un rato por el paseo de la playa hasta que cayera un poco más el sol.

barcos pesqueros san juan de luzEs el típico puerto de marineros del cantábrico, un puerto que podría ser de San Sebastián, de Santander o de Gijón. Barcos pesqueros de los de toda la vida amarrados después de un intenso día de faena en el mar, los había de todas las clases y colores. La brisa del mar nos reconfortaba, el olor de la sal nos recordaba a nuestro hogar.

san juan de luz con perrosSi continuamos por el puerto pronto llegaremos al paseo de la playa, es de las zonas más bonitas de todo San Juan de Luz. Un pequeño paseo sobre un espigón que rodea roda la playa durante varios kilómetros, a un lado la fina arena y el mar y al otro las casitas de playa más bonitas que hayamos visto. Aquí tuvimos un pequeño incidente con nuestra perrita Mia, es la más mayor de todos pero la más loca y en cuanto vio el agua saltó a la arena sin pensarlo dos veces, claro la llevábamos atada y se quedo colgando hasta que el collar se soltó. ¡Casi se ahorca la atarantada! La gente se quedó alucinada con las escena y ella, ajena a todo, corría feliz por la arena en libertad. Lo malo es que los perros tienen prohibido el acceso a la playa, las normas no van con ella, y tuvimos que estar llamándola hasta que volvió. Mereció la pena debió pensar.

paseo maritimo san juan de luz pais vasco francesEl paseo nos lleva hacia la zona alta de la ciudad, donde encontramos el antiguo casino y el Grand Hotel. Estos no nos gustaron demasiado para ser francos, pensábamos que iban a ser unos edificios de corte clásica pero no.

grand hotel san juan de luzEl paseo por la playa al atardecer es especial, los últimos rayos del sol de  poniente inundan toda la costa de un color azafrán que se ve especialmente reflejado en la arena y en las fachadas de las casas. El buen tiempo se iba instaurando poco a poco al norte de la península, parecía que el esperado verano por fin iba a hacer acto de presencia después de todo.

playa san juan de luzLlegamos hasta el casino y entramos por la ciudad, era hora de callejear un poco. Las calles se iban vaciando con gente que volvía a casa a cambiarse para salir a cenar y era el momento de aprovechar.

Sin duda quedaba claro que San Juan de Luz ha sido siempre una ciudad con alto poder adquisitivo, el estilo de los edificios, el tipo de turismo y el cuidado por los detalles hacen que se distinga solemne del resto de destinos de costa. Que hermosura de sitio, me da tanta envidia y rabia a la vez de ver en que se han convertido las ciudades costeras mediterráneas.

casas señoriales san juan de luzCallejear y callejear es la única recomendación que os podemos dar, cada rincón y cada calle tiene algo especial. Fijaos en las fachadas, en los balcones y las balaustradas, en la piedra de adorno y en los tejados; todo en la más perfecta sintonía.

casas vascas san juan de luzLa calle más conocida es la Rue Gambetta, es la calle principal y atraviesa la ciudad de norte a sur, donde se encuentran la mayor parte de los negocios y la que nos lleva por los lugares más importantes. No es especialmente una maravilla, para ser sinceros, después de todo lo visto la Rue Gambetta queda lejos de estar a la altura. Los edificios son mucho más modernos y se pierde ese estilo señorial que hemos ido viendo hasta ahora.

El edificio más importante de la Rue Gambetta es la iglesia de san Juan Bautista que fue construida del siglo XV al XVII. Es una de las iglesias vascas más importantes y donde se celebró la boda del rey de Francia con la infanta de España.

rue gambetta san juan de luzAl final de la Rue Gambetta llegamos a traves de una serie de callejuelas a la plaza Luis XIV. Aquí es donde San Juan de Luz muestra cual fue su época de oro. Aunque de tradición marinera, San Juan de Luz se convirtió en el siglo XVII en la base de los corsarios vascos. Eran piratas que asaltaban todos los barcos españoles e ingleses que venían de América, una actividad bajo el consentimiento del rey de Francia. Finalmente, gracias al Tratado de los Pirineos, el largo conflicto entre España y Francia llegaba su fin con el matrimonio del rey francés Luis XIV con la hija del rey de España. La boda se celebró en 1660 en San Juan de Luz llenando a los locales de orgullo.

El palacio de Luis XIV es el edifico más importante de toda la ciudad y fue construida con las riquezas robadas de los corsarios vascos. Se le conoce como palacio de Luis XIV porque es donde se alojó el monarca durante 40 días mientras esperaba que llegara su prometida.

calles san juan de luz pais vasco francesEl día había terminado y la ciudad bullía con un ambiente de lo más lúdico, junto al puerto había un gran garaje lleno de gente y dentro estaban tos típicos food trucks que están tan de moda ultimamente. Dejamos a los perros tranquilos en la furgo, estaban agotados, y entramos a cenar algo. Aquello estaba de bote en bote y aunque tuvimos que esperar bastante para que nos dieran la comida lo pasamos genial.

A última hora nos montamos en el coche y tratamos de acercarnos todo lo posible a Biarritz para despertar por la mañana allí. Los campings estaban todos llenos y fue una de las peores noches que pasamos, tuvimos que dormir en un área de servicio de la autovía. Un horror.

Biarritz

vistas de biarritzSi San Juan de Luz nos pareció grande, Biarritz ya era todo una capital. En Biarritz todo son casas señoriales y pequeños palacetes junto una de las playas más bonitas de Francia. Es el lugar donde la burguesía vasca pasa sus vacaciones de verano.

Pero no todo es lujo en Biarritz, se ha sabido adaptar a los nuevos tiempos y ha acogido con los brazos abiertos al estilo de vida despreocupado de los surfistas. Y es que esta costa es uno de los lugares elegidos para practicar este deporte. Nuestra visita comenzó por el faro de San Martín en la parte norte de la ciudad. Es el punto más elevado de la ciudad con sus 77 metros de altura y está abierto para que podáis subir hasta arriba del todo.

faro de san martin biarritzAlrededor del faro y sobre los acantilados, encontramos un montón de senderos que se pierden entre los árboles, es la mejor forma de ir regresando hacia la ciudad sin perder de vista las mejores panorámicas. Encontraréis un montón de bancos con vistas al horizonte, balconadas sobre paredes verticales y sobre todo muchas plantas y árboles. Recorrerlo es muy divertido ya que es como un pequeño laberinto y nunca sabes si vas por el correcto o te tocará dar la vuelta. Sin duda es uno de los mejores sitios para ver los acantilados y la playa de Miramar

acantilados playa miramar biarritzLa zona que más nos gustó fue la del puerto de los pescadores, es un lugar tradicional, un lugar que ha mantenido su esencia a lo largo de los siglos, donde la opulencia se deja a un lado y las manos envejecidas y callosas trabajan la mar como siempre se ha hecho. Es un lugar extraño, inmutable al paso del tiempo y ajeno al frenesí que lo rodea. Da la sensación, a pesar del paso de los turistas, de estar en una pequeña burbuja.

puerto de pescadores biarritzJunto al puerto de los pescadores hay un pequeño varadero y una playa bajo una pared acantilada, es un lugar no muy frecuentado por los bañistas así que aprovechamos para que los perros se dieran un baño, y vaya si disfrutaron.

playa puerto de pescadores biarritzEstuvimos ahí un buen rato mientras los perros corrían a un lado y a otro, nadaban y se rebozaban en la arena. Llegó un momento en el que dos gendarmes se acercaron y desde el paseo nos miraban, finalmente se fueron y seguimos a lo nuestro. Creo que fue la primera vez que tocábamos el agua de mar desde que salimos de viaje.

playa sin gente biarritzUno de los lugares más famosos es la Roca de la Virgen, donde según cuenta la leyenda un rayo de luz bajo una gran tormenta guió a los marineros hasta tierra firme. Como agradecimiento al milagro, decidieron colocar la estatua de la virgen encima de la roca.

Roca de la virgen biarritzPara llegar hay que ir hasta donde se encuentra el acuario de la ciudad, acuario el cual no visitamos porqué como sabéis siempre huimos de las atracciones donde hay animales, una vez pasado el acuario bajamos un poco hacia la playa y llegamos hasta un viejo puente de madera y hierro, el Eiffel.

puente eiffel biarritzEs un paseo agradable bajo la suave brisa del océano, el agua del mar es tan transparente que casi podemos contar los peces que juguetean entre las rocas y el sol, el sol hoy está en todo lo alto calentando nuestras mejillas. Vaya día tan increíble, lo mejor nos lo deparaba para el final del País Vasco, en el interior lluvia y cielos grises como manda la tradición pero en la costa… eso ya es otra cosa. La virgen no es que sea nada del otro mundo pero el paseo y el paso por la cueva son muy agradables de hacer, pero sobre todo merece la pena por sus vistas a uno y otro lado.

españa desde biarritzHay mucho para ver en Biarritz, como su iglesia Ortodoxa, sus enormes playas o sus paseos pero nosotros ya habíamos cumplido de largo con el País Vasco y queríamos ver nuevas cosas, nos íbamos al norte hacia la Duna de Pilat y Arcachon, al norte de Aquitania. Nos habían dicho que no hay nada como ver la puesta de sol en el Oeste desde la Duna más grande de Europa y nos quedaba un largo camino de más de 2 horas por autovía. Además, aún no sabíamos donde íbamos a dormir así que si no salíamos ya estábamos condenados a dormir en otra área de servicio. 

playa castillo palacio biarritz

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.