11 días en Nueva York. Día 2: Tour contrastes de NY por el Bronx, Queens, Brooklyn y Little Italy, China Town y Soho. America / Estados Unidos / Nueva York

El día anterior había sido realmente agotador, nos habíamos levantado a las 6 de la mañana y desde que salimos de Alicante no habíamos parado hasta casi 24h después. Eso no impidió que, al día siguiente, estuviéramos en pie incluso antes del amanecer. Nos esperaba un gran día por delante en el que íbamos a empezar a recorrer los distritos que hay alrededor de la ciudad.

times square por la nocheFue en varias páginas de otros bloggers donde descubrimos el tour Contrastes de Nueva York, y en la mayoría de ellas hablaban bastante bien. Básicamente se trata de un tour en autobús con un guía que habla español por los distritos tradicionales de la ciudad de Nueva York, tales como Harlem, Bronx, Queens y Brooklyn. Distritos que se encuentran un poco alejados de Manhattan y por los que tampoco podemos movernos libremente. El tour cuesta alrededor de 62 € por persona y se contrata en la siguiente página. En ella deberéis elegir el día que deseáis hacer el recorrido y os irán a buscar por la mañana.

¿Cuándo hacer el tour Contrastes de NY?

En base a nuestra experiencia, tened en cuenta que 11 días en Nueva York es más de lo que la gente suele dedicar para conocer la ciudad, decidimos hacer el tour el primer día. ¿Porqué? Al ser distritos que se encuentran en las afueras, son lugares a los que para llegar nos va llevar bastante tiempo con transporte público haciendo que nos quitemos tiempo para ver otras cosas. Entonces, imaginemos que decidimos hacer el tour el tercer o cuarto día, pero el segundo día queremos ir a ver Broolkyn, pues estamos perdiendo tiempo el segundo día para ver algo que muy posiblemente ya veremos con el tour y que tampoco sabemos si merecerá la pena. Si por el contrario hacemos el tour el primer día, nos quitamos todos los distritos de golpe y además nos hacemos una idea general de cómo es la ciudad y donde merece la pena volver y donde no. El resto de días los podemos dedicar íntegramente a Manhattan donde hay cientos de cosas para ver.

rascacielos lower manhattan

A las 8 de la mañana bajamos a la puerta del hotel sin desayunar, resulta que nuestra estancia en The Manhattan at Times Square no tenía el desayuno incluido. Aquí no empezamos a dar cuenta de cómo funcionan las cosas en esta ciudad, nos dicen que por el módico precio de 7 $ por persona podemos disfrutar del Buffet del hotel. Nos acercamos y tan solo encontramos una barra en la que sirven bollos, zumos y café. Gracias pero no. Como os decía, llegamos a la puerta del hotel y vemos un chico de origen latino con un cartel en la mano del tour de los contrastes, hablamos con él y nos dice que tenemos unos 20 minutos hasta que salgamos. Aprovechamos para buscar algún sitio para desayunar mientras esperábamos y al final encontramos una cafetería donde acabamos yendo todas las mañanas, el 810 Deli & Café, a penas a 20 metros de nuestro hotel.

El Bronx

bronx or nothingYa montados en el autobús nos dispusimos a abandonar la Gran Manzana entre el caótico tráfico neoyorkino mientras el guía iba preguntando de que partes de España veníamos, cuanto tiempo íbamos a quedarnos… lo típico. En unos 20 minutos aproximadamente estábamos cruzando el puente que une Manhattan con el Bronx en dirección al estadio de Baseball de los Yankees.

interior estadios yankees de nueva yorkEsta era nuestra primera parada, un estadio de nueva construcción situado justo enfrente del antiguo. El estadio estaba cerrado por lo que apenas veíamos un poco de la hierba del campo desde las rejas, pero justo al lado está la tienda de merchandising del equipo y podéis entrar a comprar gorras, camisetas, pelotas… A nosotros no nos entusiasmó demasiado el estadio, tampoco somos seguidores y encima estaba cerrado así que decidimos dar una vuelta por los alrededores.

estadio yankees de nueva yorkDesde luego, lo mejor que pudimos hacer. Justo detrás del estadio hay una calle que circula bajo un puente por el que el tren va paralelo por encima. Es la típica calle de las películas de los 80 y 90 en las que las persecuciones policiales se desarrollan por estas estrechas calles entre pilares de hierro oxidado. Os recomiendo que os acerquéis hasta este lugar porque seguro no os dejará indiferentes. La parada era aproximadamente de unos 20 minutos por lo que con el tiempo justo volvimos al autobús y continuamos la marcha.

calles del bronx

La primera impresión del Bronx difería bastante de las imágenes que nos habíamos creado al imaginarlo, realmente las calles no tenían tan mal aspecto e incluso daba la sensación que caminar por las calles era bastante seguro.

comisaria fort apache del bronxFinalmente llegamos hasta nuestra siguiente parada en la comisaría 830 Washington Avenue and 3rd Avenue, Bronx., la comisaría de Fort Apache con Paul Newman como protagonista. Una comisaría situada en el barrio más peligroso de todo Nueva York y donde los agentes vivían día a día tras las líneas enemigas.

policias en el bronxLa zona sur del Bronx es la más marginal y conflictiva, pero la actuación de las fuerzas del orden durante las últimas décadas a conseguido reducir las bandas callejeras de 200 a 20 y concentrarlas en zonas evitando que se desplacen a otras que ya son seguras.

bronx de nueva york

El autobús nos dejó en la acera de enfrente y nos acercamos a la fachada principal donde además pudimos hacernos fotos con los policías junto a los coches patrulla, muy distintos ya de los clásicos de los 80 y 90. Podéis caminar por aquí libremente sin temor a que nadie os haga nada, es una zona muy visitada por los turistas y que además cuenta con amplia vigilancia. Nosotros no habíamos visto la película pero ahora la tenemos en la lista.

Sin duda la visita al Bronx era una de nuestras grandes ilusiones del viaje a Nueva York, un barrio conocido a nivel mundial gracias al cine y conocido sobre todo por sus altos niveles de delincuencia. Podéis hacer la visita al Bronx por libre, tan solo hay que coger el metro que va en dirección Uptown y Bronx y bajaros en cada una de las paradas. Pero tened en cuenta que os movéis por un barrio cuya población llega casi al millón de personas y que, aunque ya no es lo que era, tenéis muchas probabilidades de toparos con algún indeseable. Somos auténticos objetivos con nuestras pintas de turistas y la cámara colgando del cuello.

gente del bronx Una de las cosas que más llama la atención es la cantidad de la gente desocupada que hay por las calles y es que, en el Bronx la tasa de paro es bastante elevada y mucha gente vive de las ayudas del gobierno. El guía hizo incapie en lo mucho que molestaba a la gente que tenía trabajo esta situación, ellos trabajaban muchas horas al día por un sueldo con el que apenas llegaban a fin de mes y además les freían a impuestos mientras que, luego, a mucha gente de por aquí les daban vivienda y pensión vitalicea. También comentó que esperaba que con la llegada del presidente Trump todo esto cambiara.

Y de una de las localizaciones de cine más conocidas de la ciudad nos dirigimos hacia un lugar que para los habitantes del Bronx es auténtica leyenda. Se trata del mural del rapero Big Pun o Big Punisher. Al parecer un joven rapero de origen puertoriqueño muy famoso en la década de los 90. El joven Big Pun murió en el año 2000 por una insuficiencia cardiaca debido a su sobrepeso, 317 kg. Desde entonces cada cierto tiempo el mural se vuelve a pintar con escenas nuevas de su vida, un mural que todo el mundo respeta.

mural big punLos murales en esta zona del Bronx tienen una larga historia y recuerdan viejas historias de épocas mucho más convulsas. Entre ellos está el que hay en honor a un niño que murió cuando quedó atrapado entre un cruce de balas o el de una célebre pareja que fue asesinada a manos de una banda rival.

pandilleros del bronxNos encontramos en la zona más chunga del Bronx y de eso uno se da cuenta rápidamente, los edificios y las calles claramente están más degradadas que en las otras zonas del Bronx. Se ve a mucho pandillero y la gente tiene un aspecto más estropeado. Junto a nuestro autobús una furgoneta nos llama la atención, realmente nos parecía una furgoneta de atrezo sacada de algún decorado hollywoodiense a punto de verse involucrada en un tiroteo entre bandas rivales.

delincuencia bronx nueva york

Y finalmente llegamos a uno de los murales más famosos situado en Simpson Street donde encontramos la típica calle que también hemos visto cientos de veces en películas e incluso videojuegos como el GTA,  en el que se lee ‘’I love the Bronx’’ en imitación al conocido I love NY. Si queréis ver bien el mural os recomiendo que subáis a la estación de metro que se encuentra justo ahí y os asoméis por una de las barandillas. A nosotros nos lo dijo un señor mayor que pasaba por ahí. Pero a nosotros lo que realmente nos atrapó de esta calle no fue el mural, sino más bien lo que se encontraba al final de esta.

mural I love the bronx

Así es, una cancha de baloncesto delimitada por una valla y con un agujero en la alambrada. Esto era lo que, sin saberlo, buscábamos todo el tiempo. Esto ya lo habíamos vivido, ¿cuántas historias y escenas hemos visto que ocurrían entre estas cuatro paredes de alambre? Aunque no ocurrían en Nueva York, me vienen a la mente películas como Diario de un Rebelde, En busca de la felicidad o American history X. Realmente este lugar es la delicia de cualquier fotógrafo; cancha de baloncesto, edificios semi en ruinas con escaleras de incendios y la bandera de Puerto Rico ondeando en una de las ventanas.

canchas de baloncesto calleAquí terminaba nuestra visita al Bronx y nos marchábamos en el autobús hacia nuestro siguiente destino, Queens. Pero antes de eso, una última sorpresa, en una de las calles vimos como varios sujetos pintorescos como ninguno intentaban abrir la puerta de un coche aparcado. Estaban metiendo por el hueco de la ventanilla una varilla de metal para intentar levantar los seguros. Era toda una escena que, aunque posiblemente el coche era de uno de ellos y se habría dejado las llaves dentro, no dejaba de ser todo un espectáculo digno de este barrio.

Queens

puente de whitestone en queensPara llegar a Queens nos dirigimos hacia el sur hacia el puente de Whitestone, un puente colgante de más de 1km de longitud que une ambos distritos y fue inaugurado en 1939. Queens es un barrio residencial de la clase media alta neoyorquina. La clase media alta neoyorquina dista un poco de lo que se considera esa misma clase en España, para nosotros sería una rica. El guía comentó que el salario medio de esta gente rondaba los 800.000 $ anuales, habéis escuchado bien. Creo que se columpió un poco sinceramente ya que casi 1 millón al año no me parece clase media ni de coña, pero vamos ni en España ni en la China.

casas de queensRealmente tampoco hay mucho que ver en Queens, son casas con jardín típicas por todos lados junto a la playa desde donde hay unas bonitas vistas del puente de Whitestone. Si tenéis pensado venir por libre porque no vais a hacer el tour de los contrastes yo me lo pensaría dos veces ya que hay muchas cosas más interesantes que hacer. Y a esto era lo que me refería por hacer el tour el primer día y así ir eliminando sitios de la lista de un tirón.

Otro sitio que visitamos en Queens es el parque Fushing Meadows Corona Park donde se celebra el mundialmente conocido US Open de tenis. Además este lugar es fácilmente reconocible por haber salido en películas como Men in Black o Los Vengadores donde hay una escultura metálica del globo terráqueo, el Unisphere .

unisphere nueva yorkComo sabéis Nueva York es un gigantesco escenario de rodaje y hay cientos de sitios que han salido en películas, pronto publicaremos un post recopilando todos estos lugares para los más cinéfilos.

flushing meadows park nueva york

Barrio judío de Brooklyn

Al terminar nos dirigimos hacia nuestro último destino, Brooklyn. Este si que es un barrio que bien merece la pena volver a visitar, y así fue como hicimos el día 7 cuando cruzamos el puente y paseamos por Dumbo aprovechando el viaje gratis en Water Taxi hasta el sur de Manhattan. La zona que visitamos de Brooklyn es la conocida como Williamsburg.

coches clasicos nueva yorkVarias cosas a tener en cuenta cuando visitamos el barrio de los judíos ortodoxos de Brooklyn: el sábado es día sagrado para ellos y no se trabaja, es más, ni siquiera pueden cocinar, ver la Tv o encender la luz. Si visitáis Williamsburgh el sábado posiblemente encontréis las calles vacías y seguro los comercios cerrados. Además es un día sagrado y no les gusta que los turistas vayan a perturbarles. Otro punto a tener en cuenta es que no les gusta nada que les hagan fotos, debéis cuidar mucho esto ya que se enfadan muchísimo y podéis tener problemas.

autobuses escolares americanos judiosCuando llegamos al barrio judío nos dimos cuenta enseguida. De repente todo cambió, parecía que habíamos retrocedido en el tiempo un par de siglos atrás. Los hombres visten todos unas casacas negras con una camisa blanca, sobre la cabeza sombreros de ala hechos de terciopelo y largas barbas con tirabuzones que les salen de las patillas. En realidad, los tirabuzones no salen exactamente de las patillas, sino que es un mechón de pelo que se dejan crecer y van rizando. Cuanto más largo, mayor sabiduría. Lo de las mujeres nos dejó impresionados, todas visten muy elegantes con largas faldas y chaquetas oscuras. No tardamos en fijarnos el extraño peinado que llevaban la mayoría de ellas, era un estilo como muy años 20 y que en todas ellas era prácticamente igual. Pues bien, resulta que son pelucas.

judíos ortodoxos brooklynComo lo oís. Al igual que para los musulmanes, para los judíos, el pelo de la mujer es muy sensual y estas en vez de cubrirlo con un pañuelo lo que hacen es rapárselo. De esta manera cuando están en sus casas y pueden ponerse más cómodas, van con el pelo rapado y así sus maridos no se fijan en ellas. Recordemos que los judíos ortodoxos solo hacen el amor para concebir hijos y además cuando lo hacen, lo hacen a través de una sábana con un agujero. Cuando la mujer se encuentra en esos momentos más idóneos para quedarse embarazada deja a su marido el sombrero sobre la cama y así él ya sabe lo que toca. Increíble que aún existan sociedades así, en fin.

tienda tradicional barrio judío brooklyn

Los judíos de este barrio no solo hablan inglés si no que oiréis a muchos hablar en hebreo e incluso sefardí, que es el castellano medieval que hablaban los judíos en España. Esta lengua se ha ido manteniendo durante siglos y es más parecido al castellano antiguo que al moderno. He encontrado en Wikipedia un texto para que os hagáis una idea de como era:

 Kulevra ke no modre, ke biva mil anyos

Cuando uno piensa en pueblos que han perseguido a los judíos, el primero que se viene a la cabeza es la Alemania Nazi. Pero en realidad la memoria histórica de los judíos es bastante más extensa que la de los occidentales y recuerdan con rabia y dolor la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos de 1492. Lo recuerdan tanto que para muchos de ellos los españoles no somos bien vistos, e incluso se dice que desde aquella época las distintas generaciones se van pasando las llaves de las casas que les arrebataron los unos a los otros con la esperanza de algún día regresar.

expulsion judios de españa 1492Los judíos son una de las etnias que mayor poder económico tienen en Estados Unidos y los tentáculos de su poder llegan muy alto. Esa es una de las explicaciones de porque los Estados Unidos son tan aliados del estado de Israel. En Nueva York todos los negocios de comida ambulante, parkings, alquileres, joyerías… son propiedad de ellos. Otra de las cosas que nos llamó mucho la atención fueron los autobuses escolares, tienen sus propios autobuses que solo pueden utilizar ellos y donde además las inscripciones están en hebreo.

letreros en hebreo nueva yorkUna vez recorridas las principales calles de esta zona de Brooklyn, el tour de los contrastes llegaba a su fin y poníamos rumbo a Manhattan con destino final en Little Italy. Era la hora de comer y no podíamos irnos sin probar un poco de pasta de este pequeño reducto de Italia.

Little Italy

little italy nueva yorkNosotros entramos en el Mulberry Street Bar y la comida nos dejó un poco que ni fú ni fá. En realidad no estaba mal pero suele ocurrir que muchas veces un español es difícil de sorprender con la comida cuando viaja al extranjero. Seguramente un italiano no quede tampoco del todo satisfecho. Pero en sí, el sitio está bien, con bonita decoración y fotografías de gente famosa que ha pasado por allí.

bares mulberry stLos mejores restaurantes son el Amicci II y el Cha Cha’s In Bocca Al Lupo Café, los dos en la misma Mulberry Street. Ahora sí, con el estómago lleno y con la energías recuperadas nos echamos a la calle y nos pusimos a explorar dos de los barrios más famosos de Manhattan.

mejores restaurantes italianos nueva yorkLittle Italy ha cambiado bastante desde sus inicios a principios del siglo XX con el máximo de inmigración desde zonas como Sicilia hasta nuestros días. Antiguamente, Little Italy era bastantante más grande, pero con el paso del tiempo los italoamericanos fueron poco a poco emigrando a otras zonas de la ciudad hasta ir integrándose en la sociedad norteamericana. Actualmente de Little Italy tan solo queda la calle de Mulberry, todo lo demás ha sido absorbido por la vecina China Town.

ferrara bakery little italy nueva york

No os llevará mucho tiempo recorrer la pequeña Italia pero por el camino podréis disfrutar del colorido de sus fachadas y de la multitud de cafeterías y restaurantes que encontraréis por el camino.

heladerias little italy nueva york

Un lugar de visita obligada es la Ferrara Bakery, se encuentra en Grand Street paralela a Mulberry, es la pastelería y heladería más famosa practicamente de toda la ciudad ¡lleva más de un siglo abiera!

edificios little italy nueva york

China Town

No tardas ni un suspiro en salir de lo que queda de Little Italy para meterte de lleno en China Town. De repente todo cambia drásticamente; Little Italy es claramente un lugar para los turistas, pero cuando uno entra en China Town te das cuenta que es un barrio que lleva su propia vida interna a diferente ritmo que el resto de la ciudad. Uno paseo por sus calles y podrías pensar que está en cualquier ciudad de China.

edificios china town nueva york

Los orígenes de China Town está en la inmigración masiva de asiáticos en su mayoría de Hong kong, que fueron agrupándose en grupos para defenderse así de el racismo y poder reclamar más y mejores derechos. La construcción del ferrocarril y el trabajo en las minas sirvió como efecto llamada para miles de chinos que decidieron cruzar el Pacífico y trabajar para el gobierno de los Estados Unidos. la mayor parte de esta inmigración comenzó en el siglo XIX.

Las principales calles de China Town son Mott, Canal St y la misma Mulberry aunque el barrio se extiende desde el Lower East Side hasta Little Italy. Aunque China Town no nos pareció especialmente bonito, pues tiene un aspecto bastante degradado y en general sucio, sin duda no dejará de sorprenderos.

china town nueva york

Lo primero que llama la atención es que todo, absolutamente todo, está en chino, mantienen sus costumbres y conviven comercios con residencias y con industria textil. Si os parece que Nueva York es una ciudad bulliciosa, esperad a entrar a China Town. Te das de bruces con innumerables olores y sabores de todo tipo, algunos más agradables que otros.

puestos de fruta china town nueva yorkDecenas de puestos de comida, verduras, fruta, pescado… todo a pie de calle en un ambiente que te hace dudar de en que continente estás. Además es un barrio muy ruidoso, con muchísima gente caminando por todas partes y también tráfico rodado. Aunque China Town no es para todo el mundo, por poco que os guste la aventura seguro que os encanta.

puestos de comida china town nueva yorkMientras paseábamos por la ajetreada Mott Street encontramos un puesto de naranjas que, sorprendentemente no eran naranjas de la China, si no españolas. Si lo que queréis es comprar alguna de las miles de imitaciones que ofrecen deberéis pasaros por Canal St donde se encuentran la inmensa mayoría de estas tiendas, no os conforméis con el primer precio que os digan aquí hay que regatear.

pescaderia china town nueva yorkPero en China Town también hay sitio para la tranquilidad y el relax, es bien sabido que la cultura china se caracteriza por la paz con uno mismo. Si queréis conectar con la china más espiritual, nada mejor que una visita al Mahayanna Buddhist Temple en el 133 de canal St. Al principio nos daba un poco de cosa entrar ya que obviamente no parecemos de la misma Shangai precisamente, pero le echamos un poco de valor y decididos, entramos por la puerta saludando a todo el mundo como si fuéramos fieles habituales y nos pusimos a recorrer el templo.

templo busdista mahayana nueva yorkEn realidad solo cuenta con dos estancias, así que tampoco es muy grande. En la sala principal es donde encontramos la estatua de un Buda de 5 metros de altura, dicen que es la más alta de Manhattan. Junto a el veréis gran cantidad de ofrendas, incienso… Es un lugar ideal para descansar un poco huyendo del ajetreo de la ciudad. Nosotros después de dar una vuelta dimos un donativo y nos llevamos una galleta de la suerte. Como curiosidad quizá os interese saber que el edificio era una sala de cine para adultos hasta mediados de los 90, paradojas de la vida.

buda mas grande de nueva york

El otro lugar de China Town donde también ser respira paz y armonía es sin duda, Columbus Park. Aquí se reúnen las personas más mayores de la comunidad china donde pasan el tiempo cantando, tocando instrumentos tradicionales, jugando a juegos de mesa y haciendo tai chi.

chinos columbus park

Son super agradables, estábamos viendo como bailaban y se nos acercó un anciano con las banderitas que usan para sus danzas y nos las ofreció para que nos uniéramos a ellos. Cuando termina la canción te piden un donativo que bien gustosos les dimos. Junto al parque, también hay un campo de fútbol de césped donde se reúnen los más jóvenes. Columbus Park es un oasis de paz en medio de una ciudad tan frenética.

campo de futbol columbus park

El Soho y Tribeca

Nos encontramos casi sin darnos cuenta en Lower Manhattan, a un tiro de piedra de Wall Street y justo al lado del barrio donde se encuentran los edificios de la justicia, todos ellos realmente impresionantes y de un corte clásico típico de los años 20.

rascacielos clasicos manhattanPodéis aprovechar y acercaros a ver todo esto ya que estáis aquí; nosotros al ser invierno y apenas contar con media hora más de luz decidimos posponerlo para otro día y así poder disfrutar de la zona con más calma y mejor luz. Decidimos empezar a caminar en dirección Times Square pasando por el Soho ya que está es una zona que también es muy interesante de ver por la noche y ver como es la vida nocturna aquí.

Por el camino, y siguiendo con nuestra intención de ver los lugares más cinematográficos, no podíamos dejar pasar la oportunidad de acercarnos hasta la estación de bomberos más famosa del mundo; efectivamente, el cuartel general de los Cazafantasmas.

By estacion cazafantasmas nueva yorkPhillip Ritz; cropped by Beyond My Ken (talk) 00:35, 14 December 2015 (UTC) – NYFD Hook and Ladder #8 (Ghostbusters Firehouse)Uploaded by Pieter Kuiper, CC BY 2.0, Link 

Se encuentra en el 14 de Moore Street y se llama 8 Hook and laader, ¡tiene más de 100 años! La pena fue que justamente cuando llegamos estaban restaurando la fachada y estaba todo cubierto por una lona, que mala suerte tenemos. Aún así vimos la entrada principal y las marcas de los cazafantasmas en la acera. Recordad que estamos preparando un post sobre los lugares más cinematográficos de Nueva York que esperamos publicar dentro de poco tiempo.

cazafantasmasNos encontramos entre el Soho y Tribeca recorriendo la gran avenida de West Broadway en dirección a Washington Square Park, de donde parte la 5ª Avenida. Caminando por el Soho enseguida nos dimos cuenta del fuerte nivel económico del barrio, aunque con unos orígenes muy diferentes, ya que a finales del siglo XIX el Soho (South Houston) era una zona industrial llena de fábricas. Durante el siglo XX las fábricas se fueron deslocalizando a otros lugares y fueron quedando abandonadas. Mucha gente aprovecho el bajo precio del suelo para comprarse grandes lofts, la zona se fue modificando y ahora es una de las zonas más caras de Nueva York. El Soho es un auténtico encanto con infinidad de comercios, tiendas de ropa, bares y cafeterías, galerías de arte…

pasteleria laduree soho nueva york

La hora que era nos había vuelto a despertar el apetito así que decidimos buscar uno de los locales de moda de la zona y entrar a tomar algo. Encontramos una monísima cafetería y pastelería en el 398 de W Broadway, Laduree. Por dentro nos dejo completamente perplejos con sus estatuas griegas de mármol, sus muebles de estilo victoriano y sus pesadas cortinas de terciopelo. Descansamos de tan larga caminata mientras nos tomábamos un chocolate caliente, un poco fuerte para nuestro gusto, pero el lugar merecía la pena. Nos costó alrededor de 8 ó 9 dólares.

interior cafeteria laduree

Ya recuperados volvimos a la calle y seguimos hacia el norte hasta que al pasar por una tienda una chica nos paró y empezó a hablarnos en español. Nos enseño unas sales de baño y nos invitó a pasar dentro a probarlas. Mientras tanto nos contaba que era israelita y que hablaba español porque lo había aprendido de las telenovelas. Nos quedamos alucinando porque lo hablaba realmente bien. No es el primer caso que escucho así ya que una vez en Múnich me pasó lo mismo… .

Mientras probábamos las sales del Mar Muerto se nos acercó otro chico, también hablando en español y encima el de este era casi perfecto, otra vez la misma historia, en Israel veían muchas telenovelas sudamericanas y así habían aprendido a hablar. Cuando nos quisimos dar cuenta, entre risa y risa, nos habían sentado en un sillón y nos estaban probando varias de las cremas para la piel que tenían allí.

Al parecer, a la fundadora, le diagnosticaron un cáncer de piel siendo más joven y acudió a muchos médicos en busca de ayuda. Al final dio con un médico en Israel que le aconsejó que viajara hasta el Mar Muerto y allí se diera baños y se echara las sales y barros por la piel. De manera casi milagrosa comenzó a mejorar hasta recuperarse por completo. Decidió que esos productos debían llegar a más gente y buscó un nombre para ellos, el nombre del médico, Arianna.

cosmeticos arianna soho de nueva yorkAhora se han convertido en unos productos cosméticos bastante importantes, según nos comentaron, y los consumen incluso algunos famosos. En definitiva, salimos de allí cargados de bolsas con un montón de cosas que nos regalaron (cremas antiojeras, de noche…) según los precios, nos llevamos más de 600 $ por menos de la mitad y además nos trataron fenomenal. Llevamos un mes aproximadamente utilizándolos y estamos bastante contentos.

Una vez salimos de la tienda continuamos con nuestro recorrido hacia Times Square por la 6ª Avenida, aún no habíamos comprado los billetes de metro de 7 días y nos apetecía seguir descubriendo más cosas por el camino. Se tarda más de 1 h aunque vimos muchas cosas de la zona de Greenwich, Madison Square… pero muy por encima, la idea era dedicar un día a explorarlos en profundidad.

Es un largo paseo que recomendamos aunque parece que nunca acaba. Finalmente llegamos a Times Square, estaba hasta arriba de gente, y seguiría aumentando a medida que se fuera acercando la Noche Vieja. El día ya no daba más de sí y nos retiramos al hotel.

Al día siguiente recogeríamos nuestro New York Pass y comenzaría la carrera contrareloj para ver el máximo número de sitios posible antes de que caducara. Si después del primer post de los consejos aún dudáis si comprar el New York Pass recomiendo que esperéis a ver nuestra experiencia día a día y toméis la decisión.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.