Selva de Irati, el bosque mágico del otoño España / Navarra / Rutas

Dormir en el mirador Goñiburu a 1365 m

Creo que no hay nada mejor que despertarse con un hermoso amanecer. Dicen que los amaneceres más bellos son los más fríos y, a 1365 metros de altitud en pleno corazón del Pirineo Navarro disfrutamos como nunca de este gran espectáculo. El sol empezaba a despuntar entre los colosales macizos pirenaicos, las sombras aún eran alargadas pero, en poco tiempo, la luz cálida y anaranjada de nuestro astro rey comenzó a bañar el valle. Una ligera neblina en el fondo del valle empañaba lo que se anunciaba como un día claro y completamente despejado de Otoño.

La gente iba saliendo de sus vehículos con las primeras luces, tomando posición para contemplar el espectáculo. Entonces, algo insólito ocurrió, a nuestro alrededor comenzaron a aparecer los caballos más bellos que hayamos visto jamás. Ellos también querían dar la bienvenida al nuevo día, era como si por primera vez en milenios se hubiera conectado de nuevo ese nexo de unión entre el hombre y la bestia. Todos podíamos sentir la conexión y la experiencia jamás la olvidaremos.

caballos alto de tapla goñiburuNos encontramos sobre el alto de Tapla, junto al mirador de Goñiburu. La tarde anterior habíamos llegado hasta Ochagavía y después de visitar el bonito pueblo de montaña en el valle de Salazar, cogimos la carretera NA-2012 hacia la Selva de Irati en busca de un buen lugar para pasar la noche. Ya un poco desesperados, cuando ya casi dábamos por hecho que íbamos a tener que volver al pueblo y dormir en el aparcamiento encontramos este fantástico lugar. Llegamos al mirador con las últimas luces, un mirador situado en una amplia pradera en el punto más alto de la carretera antes de que esta vuelva a descender por el valle contiguo hacia la Selva de Irati.

camino con hojas otoño selva de iratiComo sabéis, para nosotros el viajar a hoteles y casas rurales es algo que ya forma parte del pasado. Con cinco perros ya no nos admiten en ningún lado, incluso en los campings hemos empezado a tener problemas. Cansados, el pasado mes de Abril alquilamos una Volkswagen y nos recorrimos todo el parque natural de Cazorla y la experiencia nos fascinó. Desde entonces no queremos otra cosa. Para los que nos seguís desde hace algún tiempo, ya sabéis que nuestra familia son los perros y con ellos viajamos siempre por toda España y Europa.

Desde el alto de Tapla hasta el inicio de la ruta por la Selva de Irati, casas de Irati, hay unos 10 km por una carretera , la NA-2012, que desciende por el valle contiguo. Sin embargo es mejor salir temprano ya que os podéis encontrar con una larga caravana hasta llegar al aparcamiento donde empieza la ruta. Es una carretera muy agradable que desciende serpenteando en la penumbra de una inmensa masa forestal.

selva de irati desde lo altoLa Selva de Irati es el mayor bosque de Navarra y el segundo bosque más importante de hayas y abetos de toda Europa por detrás de la Selva Negra en Alemania. Se trata de un enorme pulmón de más de 17.000 hectáreas que se encuentra en un estado prácticamente virgen. Durante los siglos XVI y XVII se explotó bastante la zona pero fue de una manera bastante sostenible lo que ha hecho que llegue en un magnífico estado hasta nuestros días.

Visitar la Selva de Irati en Otoño

La primera pregunta que uno se hace cuando va a visitar la Selva de Irati es: ¿cuándo visitar la selva de Irati? Pues bien, aunque cualquier época del año es apropiada para pasear por este hermoso lugar, sin duda, el Otoño es el gran momento. Los árboles de hoja caducifolia forman durante esta estación del año uno de los mayores espectáculos naturales de toda Europa. Las hojas se tiñen de todos los colores como si de la paleta de un pintor se tratara con todos los tonos rojos, cobre, azafrán,castaño… formando un paisaje que os dejará con la boca abierta.

hojas de bosque otoñoHay que tener en cuenta que el bosque encuentra su punto álgido a mediados del mes de Noviembre y que poco después caen todas las hojas. Si vamos a finales de Octubre, puede que sea demasiado pronto y las hojas aún estén verdes y si vamos en Diciembre seguramente ya se habrán caído. Nosotros fuimos en el puente de todos los santos y casi casi coincidimos con los días de mayor esplendor, quizás le quedaba un par de semanitas más.

ermita de las nieves en selva de irati

La ruta del Bosque de Zabaleta

Dejamos la furgoneta en el borde del camino, el parking está reservado para vehículos grandes, y desde ahí tomamos el camino que nos lleva hasta las casas de Irati. Las casas de Irati es un complejo formado por un restaurante, un punto de información, aseos… que se encuentra justo en la entrada del parque. Todo esto se construyó bajo la colina donde se encuentra la ermita de la Virgen de las Nieves y en el punto donde confluyen los arroyos de Urbeltza y Urtxurria, afluentes del río Irati.

río en penumbraLa ruta principal de la Selva de Irati es la que va desde la ermita de la Virgen de las Nieves hasta el embalse de Irabia, es la conocida como ruta del Bosque de Zabaleta, una ruta circular de unos 12 km con apenas desnivel y apta para toda la familia. Comenzamos la ruta junto al puesto de información, podéis adquirir un mapa de la zona por 2 €, y empezamos a caminar por un amplio camino forestal paralelos al río, desde el primer momento disfrutaréis de la magia del Otoño mientras camináis por el onírico bosque.

bosque otoño iratiLa verdad es que el inicio de la ruta fue un poco agobiante por la ingente cantidad de gente que había, era casi imposible tomar una foto sin que algún turista quedara retratado. Decidimos esperar un poco para que fueran avanzando y retomar la ruta unos minutos más tarde. Tened en cuenta que nosotros siempre viajamos con nuestros cinco perros, lo que nos obliga a huir de las aglomeraciones. Esta vez, además, viajábamos con una pareja de amigos que tienen otros dos perros extra con lo que os podéis imaginar el caos. Para que luego digan que viajar con animales es muy complicado, risa me da…

Poco a poco el camino se fue despejando y comenzamos a entrar en un ambiente completamente distinto donde reinaba la paz y tan solo se escuchaba el murmullo de las aguas del río Irati y los pájaros cantar. A medida que avanzas te da la sensación de que estás solo, cada cierto tiempo te encuentras con excursionistas, pero durante ese tiempo de soledad dejas de ser consciente del paso del tiempo. Es un ambiente cautivador, un camino al abrigo de las copas de los árboles con los tenues rayos de sol filtrándose entre las hojas.

camino bosque zabaleta iratiLa ruta del Bosque de Zabaleta es circular, aunque una vez llegas al embalse puedes volver por el mismo camino. Esto es lo más recomendable en caso de que viajéis con niños pequeños. Nosotros la ida la hicimos por el camino forestal y la vuelta por los senderos que se adentran en el bosque. A los pocos metros de ruta encontramos a nuestra izquierda un pequeño jardín botánico con algunas especies bastante interesantes, aquí el bosque abre un pequeño claro donde dejamos que el Sol nos caliente un poco.

chica en bosque otoño iratiMientras caminamos por debajo de las altas y frondosas copas de los árboles, una sensación de embriaguez te abruma, me pierdo en mis propios pensamientos y me pregunto como sería la vida en este lugar en el principio de los tiempos. Cuando el hombre recién había abandonado las cavernas y las grutas más oscuras y empezaba a formar los primeros asentamientos. Ese momento en el que algo cambió para siempre en la humanidad, un cambio que se dio a la vez en todo el mundo, ¿qué fue lo que ocurrió? Imagino a los antiguos celtas celebrando sus ritos, hoy paganos pero que en realidad aún siguen vigentes sin que nos demos cuenta, unos ritos que lo único que han hecho es cambiar de nombre para adaptarlo a la llegada de los nuevos dioses de la cristiandad. Imagino una procesión de antorchas entre el frondoso bosque en mitad de una noche oscura, imagino cánticos y danzas que ya no comprendemos alrededor de un milenario roble. Es lo que tienen los bosques, te atrapan y pierdes la noción de lo que creías que era la realidad…

caminar entre el bosque en otoñoLlegamos a otro claro del bosque, en este momento se abre un camino a nuestra izquierda que nos lleva hasta el río, decidimos abandonar por un instante el camino principal y acercarnos a la orilla. Son las aguas del río Irati, este año la sequía se nota por toda la península, ni siquiera el húmedo Pirineo Navarro se salva. El río baja tranquilo serpenteando entre las rocas y más adelante lo vemos desaparecer entre la arboleda. Cuentan las viejas leyendas euskeras que los ríos servían de nexo entre el mundo terrenal y el inframundo, las aguas se perdían filtrándose bajo la tierra desapareciendo en un mundo que realmente causaba terror.

río irati en otoñoEl camino continua y después de ascender ligeramente nos transporta hasta un mirador desde el que por primera vez desde el inicio de la ruta nos muestra donde estamos, nos damos cuenta de las frondosidad del bosque, como el tapiz de colores sube y baja por las montañas hasta perderse en la lejanía. Parece un bosque sin fin, kilómetros y kilómetros hasta finalmente abandonar nuestras fronteras y cruzar a la ancestral Galia.

chica bosque de irati navarraMás adelante llegamos a una zona que nos vuelve a sorprender, son pequeños detalles que hacen de la Selva de Irati un lugar único, un pequeño arroyo baja casi invisible a nuestros ojos debajo de una gran alfombra de hojas caídas al suelo, más adelante sale a nuestro paso y parece bajar por escalones tallados en la piedra como si de la escalinata de una iglesia se tratara. Es un lugar especial, es un lugar en el cual al pasar por delante no podréis hacer otra cosa que abandonar el camino marcado e internaros entre los árboles. Si hay un lugar en la Selva de Irati donde viva Amalur, la madre tierra, seguro es aquí. Es un claro del bosque encantado, tened cuidado porque en los claros desaparece la gente sin dejar rastro…

arroyo selva de iratiAl final del camino empezamos a divisar una gran estructura blanca, a medida que nos acercamos nos damos cuenta de que no se trata de otra cosa que de la cabaña del guardabosques, hemos llegado al final del camino. Un poco más adelante deberíamos encontrar el embalse de Irabia. Es un edificio realmente grande como para estar en medio de la nada.

casa guardabosques selva de iratiDesde el refugio del guardabosques parten distintas rutas para visitar el embalse de Irabia, existe una circular que da la vuelta completa al embalse pasando por la presa. Nosotros tomamos el sendero que desciende hacia la orilla, salimos del bosque y por primera vez en todo el día estamos completamente al aire libre bajo el cielo azul. Ante nosotros las tranquilas aguas del Irabia regados por el río Irati, el emabalse claramente está en retroceso. Desde nuestra posición apenas vemos la cola del embalse pero es suficiente para disfrutar de la mejor panorámica del bosque.

De nuevo, esos colores rojizos que contrastan con el azul del cielo, no existe apenas un claro. Los árboles colman hasta la cima de la más lejana colina. ¿Qué mejor sitio para sentarse a descansar y comer? Nos quedamos en silencio durante un rato ante tal paisaje, nuestros perros por el contrario no pueden parar. Un incontrolable impulso les hace correr de aquí para allá, están eufóricos. Como no podía ser de otra manera no tardan en bañarse.

embalse de irabiaAntes de regresar nos dirigimos hacia el conocido como puente de piedra, situado justo al lado del embalse. Un puente con un gran arco sobre el barranco por el que pasa el Irati. El día está llegando a su fin, el sol cada vez más bajo hace que las sombras cada vez sean más alargadas y los coloridos tonos del bosque poco a poco se van apagando.

rio irati secoTomamos el camino de vuelta, desde aquí podemos volver sobre nuestros pasos o tomar los senderos que discurren entre lo más profundo del bosque y recorrer un camino nuevo. La vuelta por los senderos es una opción que no debéis dejar escapar, sobre todo si es a última hora de la tarde. Nosotros íbamos completamente a solas.

arboles en otoño navarraSi que es verdad que la vuelta por aquí es un poco más dura que el camino por el que hemos venido pero realmente merece la pena, abandonamos la comodidad de un camino forestal ancho y transitado y nos dejamos embaucar por un camino desconocido entre las sombras. Aunque damos un pequeño rodeo más o menos se tarda lo mismo. Al cabo de no mucho tiempo el sendero vuelve a unirse con el camino principal justo donde el arroyo bajaba por la escalinata, aquí conectamos con otro sendero que sube con bastante pendiente montaña arriba. El sendero asciende y asciende entre los árboles y casi llegamos hasta los 1000 metros de altitud. Es la parte más costosa de todo el recorrido pero que a penas dura un suspiro. Desde aquí el camino sigue recto durante todo el camino de vuelta sin perder altitud y mostrándonos una nueva imagen de la Selva de Irati.

sendero por el bosque de irati en navarra Finalmente llegamos a una última balconada, el sendero nos lleva hasta un mirador desde donde echamos un último vistazo a la gigantesca masa forestal, vuelvo a repetir, el segundo más importante de Europa. Abandonamos el bosque, la noche poco a poco va extendiendo su oscuro velo y es el momento en el que los bosques se vuelven más extraños. Es el momento en el que las criaturas empiezan a hacer acto de presencia agazapadas entre las sombras, ¿quién sabe la de ritos que se llevaran a cabo por los lugares más inaccesibles de la Selva de Irati? Esta noche el caminante volverá a pasear por los claros más remotos a la pálida luz de la luna llena, es el Basajaun o Señor del Bosque. Basajaun, el gigante de la montaña. Sus leyendas son conocidas desde los bosques de Álava hasta los escarpados riscos del reino del Aneto.

montes al atardecerUna ruta maravillosa, quedaréis irremediablemente hechizados por su magia ancestral. Una ruta para hacer una y mil veces, a la luz del sol o bajo una gran cortina de agua. Sin duda el Otoño le da ese toque tan especial que nos empozoña.

La ruta es ideal para hacerla en familia y transmitir a los más pequeños los valores más fundamentales del respeto por la naturaleza, es nuestro legado. Nosotros nos alejamos de la Selva de Irati y continuamos nuestro viaje por el Pirnieo más Occidental, nos dirigimos hacia Roncesvalles donde pasaremos la noche y veremos que nuevos destinos nos depara el nuevo día.

 
ficha-selva-de-irati

DESCARGAR TRACK WIKILOC

mapa

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.