Ascensión al Maigmó por el barranco Salat, 1296 m Alicante / Comunidad Valenciana / España / Rutas

Una gran montaña con corona de roca gris se alza imponente sobre todas las demás en el campo de Alicante; nadie le hace sombra en muchos kilómetros alrededor. Es una montaña mágica, desde el Otoño y hasta el fin del Invierno la densa niebla y las grises nubes se envuelven alrededor de su escarpada cima en un torbellino que la oculta durante la mayor parte de los días más oscuros del año.

vista maigmo desde tibi

Frondosos bosques de pinos y carrascas cubren sus laderas como extensas y mullidas alfombras a lo largo de todo el parque natural al que le presta su nombre. El bosque desciende a lo más profundo del valle para enseguida volver a ganar altura en su recorrido por los grandes compañeros del Maigmó; el Cid, el Fraile y el Despeñador. Entre los cuatro forman un gran circo por encima de los 1000 metros de altitud con un gran tesoro ecológico en lo más profundo; se trata, como no, del Xorret del Catí.

hito cresta del fraileSi el Maigmó es el rey, el Migjorn es la reina. Situados cada uno en los extremos del valle de Tibi, son como dos gigantescos guardias pretorianos que custodian la entrada a la Foia de Castalla desde el mar.

Hacía mucho tiempo que quería hacer esta ruta; aunque no era la primera vez en alcanzar la cima del Maigmó, si que era la primera vez que lo subía desde su base. Más adelante explicaré otras maneras de subir a la cumbre ya que las ascensión se puede hacer desde cualquiera de sus vertientes y cada una presenta un reto completamente diferente.

Para llegar al inicio de la ruta deberemos coger la autovía A7 desde Alicante en dirección a Alcoy y abandonarla por la gasolinera de Xirau en la subida, aquí pasamos por debajo de la autovía y llegaremos a una rotonda por la que continuamos recto en dirección a la Cv-827 y enseguida aparecerá una curva muy cerra por las que nos desviaremos a la derecha hacia la CV-815. A los poco kilómetros (comprobar mapa wikiloc abajo) un camino de tierra sube hacia la izquierda con una casa a mano derecha, más adelante hay una amplia explanada donde dejar el coche, en el inicio de la ruta.

camino forestal entre pinos

Comenzamos a caminar por amplio camino entre árboles de pino mediterráneo que nos acompañaran durante la mayor parte de la ascensión proporcionándonos un inestimable cobijo del sol. Es una auténtica gozada el paseo durante los primeros metros de ruta, en esta época del año se ve todo realmente verde y en las zonas más sombrías notamos el frescor tan característico del parque natural del Maigmó.

bosque maigmo

Este camino es de los más famosos, sobre todo entre los amantes de la bicicleta de montaña donde suele hacerse nuestra ruta pero a la inversa con un descenso espectacular desde el Balcón de Alicante. Esa bajada la he hecho bastantes veces y es de las mejores que recuerdo.

ruta barranco salat maigmo Cuando hayamos recorrido aproximadamente 1 km y poco, el bosque comenzará a abrirse dando paso a unos bancales con almendros desde donde podremos observar por primera vez el majestuoso macizo del Maigmó. Da un placer indescriptible ver como la vegetación trepa por esta vertiente hasta practicamente alcanzar su cima.

almendros el maigmo

Aquí encontraremos unos carteles de madera que señalizan el sendero PR, pequeño recorrido, para subir hasta la cima. Abandonamos el camino principal, ya que finaliza a los pocos metros en una casa, y tomamos en sendero a nuestra izquierda. A partir de este momento la ruta va cogiendo algo más de dureza aumentando la pendiente y estrechándose, el suelo también empeora bastante con un montón de piedras sueltas.

sendero PR maigmo

De nuevo, volvemos a introducirnos por senderos sombríos bajo decenas de árboles que nos vuelven a ocultar las vistas del Maigmó, sin embargo, de vez en cuando se nos abrirá un paisaje bien diferente con unas buenas vistas de todo el valle con la sierra del Migjorn justo enfrente. Por estos senderos hay que tener especial cuidado ya que de vez en cuando nos podemos llevar algún susto con algún ciclista que baje rápido, si vais con niños lo mejor es que un adulto vaya un poco más adelantado como avanzadilla.

sendero bosque maigmo

Esto solo será así durante un kilómetro ya que de nuevo nos volvemos a encontrar con otro camino forestal, en este caso nos desviaremos hacia la derecha y continuaremos a lo largo de unos cuantos metros hasta que un nuevo sendero sube zigzagueando a nuestra izquierda. Las vistas van mejorando cada vez más. Sobre nosotros, asoma de vez en cuando nuestro objetivo de hoy acompañado de la sierra de Castalla mucho más modesta pero colmada de árboles hasta su misma cumbre.

trialera balcon de alicante

Cada día paso junto al Maigmó para ir a trabajar y cada día me hipnotiza con su solemne grandiosidad. Lo veo en todas las estaciones del año y con todo tipo de condiciones meteorológicas. Quizás no sea el más grande ni el más abrupto, pero tiene una belleza especial que realmente lo hace único.

bosque balcon de alicante

El Balcón de Alicante

Finalmente, después de nuestra última subida por el sendero, con una erosión evidente de las bicis, llegamos a un nuevo camino que nos llevará directos hasta el Balcón de Alicante. Pasaremos junto a una pequeña caseta de agricultores y por encima de nosotros circulará paralela la carretera que lleva hasta la zona de merenderos.

merenderos balcon de alicante

El Balcón de Alicante es uno de los lugares preferidos por los alicantinos para disfrutar de una buena mañana al aire libre. Se trata de una amplia explanada con merenderos a la sombra de los árboles y con unas espectaculares vistas de la cresta del Ventós, de todo Alicante con el Mediterráneo como telón de fondo. A parte de la subida al Maigmó, de este punto parten muchas otras rutas de gran interés de las que espero hablaros muy pronto.

vistas desde el balcon de alicante

Se puede subir con el coche directamente hasta aquí a través de una carretera que hay un poco más adelante de donde nosotros hemos aparcado. Mucha gente decide llegar hasta aquí con el coche y hacer la ascensión desde este punto ahorrándote así la primera salida y unos 3 km de recorrido. Esto es lo que hice yo la primera vez y por eso se me había quedado la espinita clavada. Si de verdad queréis sentiros orgullosos de haber subido el Maigmó, nada mejor que hacer la ruta completa para obtener una profunda satisfacción. Desde el Balcón vemos un cartel que nos indica el sendero evidente de ascensión con un cartel que es el que debemos seguir.

cartel senda el maigmoA partir de este momento la ruta cambia radicalmente; por momentos el frondoso bosque es sustituido por matorral bajo, el camino se estrecha y el desnivel va aumentando de manera considerable. Por un lado nos quedamos completamente desprotegidos de las sombras de los árboles, puede ser un problema en pleno verano, pero a cambio vamos obteniendo unas cada vez más impresionantes vistas a nuestras espaldas.

el maigmonetA lo lejos y dibujando un abrupto horizonte vemos como se alzan los principales picos de la provincia, llegando en los días más claros a verse incluso el Puig Campana. Llegados a cierto punto el terreno se vuelve de arenisca y roca suelta desapareciendo casi completamente todo resto de vegetación.

subida al maigmoAquí se produce un curioso efecto que explica la gran diferencia de paisaje entre las zonas costeras y las de interior de la provincia, algo que es evidente sobre todo en la zona del Maigmó donde pasamos del árido San Vicent del Raspeig a la verde Castalla. La brisa marina que llega desde el Mediterráneo abrasa con todo aquello que se interpone en su camino hasta que choca frontalmente con las montañas alicantinas haciendo que la vertiente opuesta sea mucho más húmeda y por consiguiente, más verde. Tan solo avanzar un poco más en la ruta y desde lo alto podréis ver un vistazo el dramático contraste.

alicante desde el maigmoCada vez más, a medida que ganamos altura, el paisaje que se va abriendo ante nuestros ojos es más y más impresionante hasta que llegados un momento, se nos presenta una increíble panorámica a vista de pájaro de nuestra provincia. Si os fijáis bien, abajo veréis el pantano de Tibi bañado con las tranquilas aguas del río monnegre. Para el que no lo sepa, se trata del pantano en funcionamiento más antiguo de toda Europa. La construcción comenzó en 1580 bajo el reinado de Felipe II y se trata de un bien de interés cultural.

Tengo preparada otra entrada sobre este lugar, pero os avanzo que está en un lamentable estado, con mucha basura tirada e incluso redes y anzuelos que cualquiera se los puede clavar. Realmente la administración tendría que tomar medidas urgentes.

pantano de tibi desde el maigmoContinuamos la marcha y el camino se inclina cada vez más y se vuelve, si cabe, aún más pedregoso con lo que nos cuesta caminar entre tanta piedra suelta. De repente algo vuelve a cambiar, la vegetación vuelve a hacer acto de presencia con unas muy bonitas carrascas situadas a los pies de la gran corona de roca caliza del Maigmó. Hubo un día, hace mucho años ya, en que todas estas sierras estaban pobladas de estos hermosos ejemplares pero han ido perdiendo terreno poco a poco frente al avance del pino Mediterráneo.

cumbre el maigmoAhora si que nos enfrentamos al último gran tramo de nuestra ascensión, bajo la corona rocosa y abrupta del Maigmó nos abrimos paso entre un pequeño sendero y alcanzamos los escalones tallados en la roca viva, este es el gran escalón Hilary del Maigmó. Un paso sin dificultad pero al borde del abismo que nos hace casi acariciar la gloria. Se levanta un poco de aire que nos hace tambalearnos ligeramente activando todos nuestros sentidos, es un recordatorio de que hay que respetar a la montaña. La montaña decide quien sube y quien queda atrás. Miramos a nuestra izquierda y el vacío está ahí, pero ya casi hemos llegado. Sin duda es el tramo más fascinante, esta última subida hace al maigmó único.

cresta el maigmoAlcanzamos la antecima del Maimó, ahora estamos sobre un gran macizo redondeado y enfrente vemos el vértice geodésico que nos indica que estamos apunto de llegar a la cumbre. Ojo aquí porque nos enfrentamos a otro paso complicado en el que hay que dar un salto desde el lugar donde nos encontramos hasta donde está el vértice. No tiene mucha dificultad pero el abismo nos espera a ambos lados por lo que hay que maximizar la precaución, un error o un descuido podría ser fatal. Nuestros perros no pudieron continuar y les obligué a que esperaran al otro lado.

vertice geodesico maigmoY ahora sí, por fin, atravesamos de un salto el paso y llegamos hasta el vértice y ya no podemos ascender más. Nos encontramos en la cima del Maigmó a 1296 metros sobre el nivel de mar. Hemos cumplido un gran reto pendiente desde hacía mucho. Como ya había comentado no era la primera vez que llegaba hasta aquí, pero si que era la primera que llegaba desde abajo del todo. Un gran reto que  como siempre nos llena plenamente y nos hace crecer como persona, las montañas es lo que tienen, te atrapan y ya no te dejan escapar. Si sientes la llamada estas perdido. Las vistas son inmejorables, tremendos barrancos se abren ante nuestros pies y vuelven a alzarse en escarpadas crestas hasta el lejano horizonte. ¿No os parece hermosa nuestra provincia? Desde aquí también vemos como el sendero que discurre por la sierra enfrente de nosotros se pierde en la lejanía hasta llegar al refugio de las Antenas. Esa es otra ruta para llegar hasta aquí, otra ruta que pronto recorreremos.

vistas desde cima del maigmoNos damos la vuelta y regresamos con nuestros perros que esperan impacientes al otro lado, al volver nos damos cuenta de una chapa que hay clavada en la piedra en recuerdo de un alpinista, en memoria de Andrés Ferrer Montalban fallecido en el ANNA PURNA (HIMALAYA) en 1987. Realmente emotivo, los auténticos heróes. Ya de regreso echamos un último vistazo hacia la otra vertiente y las vistas tampoco defraudan. Desde aquí las vistas del pantano de Tibi son aún mejores llegandose a apreciar incluso la mayor parte de su cola. Al fondo el oro gran macizo alicantino, el mágico Cabeço d’Or, lugar ligado a la leyenda desde los primeros momentos de la historia. La bajada se hace por otra cara, evitando así el descenso por el escalón Hilary. Damos un pequeño rodeo saltando de roca en roca con pequeños arbustos saliendo de entre las grietas y finalmente llegamos hasta el camino de regreso.

pantano de tibi desde cima del maigmoNo vemos a nadie, la ascensión la hemos hecho completamente en solitario y el descenso también. Hemos disfrutado de la montaña en completa soledad, cosa que agradecemos enormemente.

buena

 DESCARGAR TRACK WIKILOC

wikiloc

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.