Pueblo viejo de Belchite, cuando el tiempo se detuvo Aragon / España / Raíces perdidas / Zaragoza

Pueblo viejo de Belchite ya no te rondan zagales ya no se oirán las Jotas que cantaban nuestros padres N.B. con este epígrafe nos da la bienvenida el pueblo viejo de Belchite, una icónica cita pintada en una maltrecha y apunto de descolgarse puerta de metal en las ruinas de la iglesia de Belchite.

dscf5322-copiarLa primera vez que escuché hablar de Belchite fue en el programa de Iker Jiménez Cuarto Milenio. Desde aquel momento, una enorme curiosidad y fascinación se despertó en mi interior arrastrándome a lo largo de la árida, fría y extensa estepa aragonesa hasta este extraño lugar que ya me ha marcado para siempre de manera irremediable. Todo lo que te cuenten de Belchite, todo lo que oigas, leas o las fotografías que veas jamás podrán igualar la sensación de pasear por su calle Mayor en ruinas, de un pueblo que, ha quedado atrapado en el tiempo.

calle arco de la villa belchiteBelchite cuenta una gran historia, una parte de la historia más negra de nuestro país que no puede ser olvidada. Uno de los lugares con más fenómenos extraños de nuestro país. La inexorable nostalgia de la fotografía antigua nos da pequeñas pinceladas de lo que un día fue una ciudad boyante, la más rica de la región.

Gracias a unos restos arqueológicos encontrados en la zona se datan los primeros asentamientos entorno al año 1800 a.c. en la Edad de Bronce antigua. Aunque el origen como ciudad no está claro del todo, todo apunta a que en la antigüedad se la conocía como Belgeda, de origen celtíbero.

aerea dron calle mayor belchiteExiste documentación de que en el año 93 a.c. hubo una rebelión de los ciudadanos que prendieron fuego a la sede del gobierno local dando muerte a los senadores, al parecer estos no estaban dispuestos a rebelarse contra Roma y los habitantes de Belgeda no lo aceptaron. Como consecuencia, el gobernador Cayo Valerio Flaco mando ejecutar a todos los responsables. Durante años los indómitos celtíberos resistieron a la invasión romana. 

aerea dron ruinas iglesia belchiteAl regreso de nuestro viaje por tierras navarras, no pudimos dejar escapar la oportunidad de dejarnos caer por este pueblo aragonés. Llegamos a eso del mediodía al pueblo nuevo de Belchite, construido por los presos republicanos durante los años 50 y 60; es un pueblo de nuestro tiempo que ya nada tiene que ver con su pasado sangriento. Pero en al cruzar la calle te das de bruces con lo inevitable, el monumento al horror y a la barbarie de la guerra.

Un cartel nos da la bienvenida al pueblo viejo y una gran puerta de madera bloquea el acceso, por lo que decidimos dar la vuelta y rodear las ruinas para buscar alguna entrada sin éxito. Empezamos a pasear junto a una valla metálica que rodea todo el recinto y vamos avanzando por caminos de tierra entre corrales y cocheras dedicados a guardar maquinaria agrícola. Realmente nos causa una mala impresión, vemos bastante basura tirada y amontonada junto a escombros y animales en pésimas condiciones. Realmente todo es bastante insalubre.

guardia republicano belchiteLo bueno de rodear el pueblo por las afueras es la perspectiva que nos da del conjunto, realmente el pueblo está devastado y devorado por la tierra y la vegetación. Apenas quedan unos pocos edificios en pie y tan solo destacan las iglesias con sus elevados campanarios.

aerea dron ruinas de belchiteFinalmente llegamos hasta el otro extremo del pueblo donde encontramos una de las iglesias más representativas y fotografiadas de todo Belchite, la de San Martín de Tours. Sin duda su torre que se alza maltrecha y en delicado equilibrio hasta el cielo es la silueta de la villa. Buen lugar para sacar el dron y tomar unas cuantas fotos aéreas.

aerea dron ruinas san martin de tours belchiteAl volver hacia el coche nos encontramos con un montón de gente que hacía cola en la entrada del pueblo y al preguntar nos dijeron que había una visita guiada programada para las 16h y que teníamos que acercarnos al centro del pueblo y buscar la oficina de turismo para comprar las entradas. El precio de las entradas es de 6 € por persona y la visita guiada dura entorno a la hora y media. Hay visitas todos los días a las 16h.

Un guardia republicano nos espera en la entrada y una vez abren las puertas atravesamos el arco de la villa y llegamos a la calle Mayor. El edificio es sin duda el mejor conservado de toda la población, además fue restaurado en los últimos años y presenta un estado envidiable.

arco de la villa belchiteAntiguamente, tan solo se podía entrar a la ciudad a través de las puertas principales como esta ya que las propias fachadas de los edificios actuaban como muralla, de esta manera se evitaba que cualquiera pudiera entrar sin control sobre todo en los años en los que la peste azotaba toda Europa. Cuando uno contempla los restos de los edificios se da cuenta rapidamente de que antaño era una gran ciudad. La mayoría de los edificios de estilos señoriales dan buena cuenta de su antigua prosperidad.

fachada casa belchiteLa calle Mayor, la principal arteria de la villa se extiende de norte a sur de la población en línea recta de manera que alcanzas a ver el otro extremo sin problema. Cuentan que durante la ocupación de las tropas de Franco de la ciudad, el bando republicano se encontraba sitiando la ciudad y apostaron a un francotirador en una pequeña ventana junto al arco de la villa y desde ahí disparaba a cualquiera que saliese a la calle de norte a sur, esto obligó a los soldados que se encontraban dentro de la ciudad a tener que hacer agujeros en los tabiques de las casas para poder moverse por la ciudad.

calle mayor belchite

El expolio en el pueblo ha sido, durante años, un gran problema para el conjunto artístico. La despreocupación de las administraciones y el vandalismo no han hecho más que acelerar el estado de ruina del pueblo entero, se han llevado ladrillos, tejas, balconadas y todo lo imaginable. Es una verdadera pena. Mientras recorremos Belchite la guía nos va explicando las principales características de los edificios más representativos, a quien pertenecían y cual era su utilidad. Algunos de sus edificios más importantes fueron el casino de la villa, donde la gente se jugaba los cuartos y perdían todas sus propiedades o algún que otro edificio señorial.

campanario belchite

Los 14 días más largos de Belchite

Al estallar la Guerra Civil, la rebelión del ejercito sublevado triunfó en gran parte de Aragón dejando tan solo algunas zonas rurales aisladas en manos de los republicanos. Belchite se convirtió así en un punto estratégico que el bando franquista debía defender a toda costa para el triunfo del frente del norte. El ejercito republicano del Este tenía como plan atacar Zaragoza en una franja central entre Zuera y Belchite. El Ejercito del Este junto con las Brigadas Internacionales estaba formado por 80.000 soldados entre los que había rusos, británicos, canadienses y americanos; unos 90 aviones y 120 carros de combate soviéticos.

cruz de los caidos belchiteAsí es como comenzaron los 14 días más largos de Belchite. Entre la población de Belchite se encontraban entre 3000 y 7000 soldados franquistas que lucharon hasta el último día de sitio de las tropas internacionales esperando unos refuerzos que nunca llegaron. Fue una de las batallas más cruentas de la Guerra Civil en las que se luchó casa por casa y no se hacían prisioneros. La población civil se resguardaba en los sótanos de las casas y prácticamente hacían vida allí abajo, lamentablemente el incesante bombardeo de la ciudad hundió muchas viviendas convirtiendo los refugios en tumbas. Los muertos civiles, los de un bando y los de otro sumaron más de 6000 bajas. Es un pueblo tumba.

Fue un verano largo en el que el intenso calor hacía que los cadáveres amontonados por todas las calles comenzaran rapidamente a descomponerse, imposibles de enterrar se hizo una gran hoguera. El olor a carne quemada es uno de los peores recuerdos de quien lo vivió. Finalmente unos 600 hombres de la resistencia recibieron la orden de abandonar Belchite y salvar la vida como se pudiera. Belchite pasaba a manos del bando republicano, pero mientras tanto Franco había tomado todo el norte de la península.

Ese invierno fue uno de los más fríos que se recuerda en la zona en los últimos años con temperaturas que estaban por debajo de los 17ºC bajo cero en los que se cuenta que los soldados se quedaban congelados con el fusil al hombro mientras hacían la guardia. Al acabar la guerra y Belchite ser recuperada por el bando nacional se mando construir un panteón en honor a los héroes caídos en combate. 

urna con cenizas belchiteHoy en día se encuentra cerrado pero alguien decidió saltar la valla y colocar las cenizas de algún familiar que pensó debían reposar ahí. El ayuntamiento ha decidido dejarlas en ese lugar. También se alzó en la plaza del pueblo una enorme cruz forjada que fue construida por los prisioneros republicanos y que se cuenta tiene tantos remaches como prisioneros participaron en su construcción.

Encontramos en la plaza también la conocida como torre del Reloj, es una torre extraña y envuelta en el misterio. Nadie sabe quien la construyó ni para que. Desde lo alto parece que una cara de otro tiempo nos observe, como una antigua efigie de una civilización que ya no existe. Fue una antigua iglesia que durante los mejores años de Belchite, perdió su culto y paso a ser un teatro y una sala de variedades.

torre del reloj belchite

La ciudad era muy religiosa y llegó a contar con hasta cuatro iglesias diferentes, un monasterio y un seminario. Desde la plaza se puede observar entre las ruinas la iglesia de san Martín de Tours, una de las construcciones más solidas de la ciudad y que mejor estado conserva. La torre se encuentra bastante dañada y las capillas de la izquierda han desaparecido y las de la derecha están en un estado muy degradado.

campanario en ruinas belchiteJunto a la iglesia encontramos las ruinas del convento de San Rafael cuya fachada presenta un gran riesgo de desplome. Han apuntalado la entrada pero se ve que está bastante inclinada y además tiene grietas por todas partes, no nos dejan avanzar más por la calle por el grave peligro que entraña.

monasterio san rafael belchite

Ya de regreso hacia la entrada nos siguen contando más historias de la batalla por Belchite hasta que nos desviamos por una calle en dirección a una nueva zona del pueblo donde se encuentra otra iglesia.

ruinas iglesia de san agustin belchiteLa iglesia de San Agustín se sitúa cerca de la entrada principal de la villa y fue un antiguo convento de los Agustinos, su construcción data del siglo XVI. En su campanario hay todavía un proyectil clavado en la piedra sin explotar, su interior se encuentra arrasado y tan solo quedan los arcos de la bóveda central en pie como si de un gran esqueleto se tratara. Al finalizar la guerra Franco prometió que sobre las ruinas de la villa se levantaría una nueva ciudad aún más hermosa, promesa que nunca se cumplió y que Franco decidió dejar como recordatorio de lo que puede hacer la barbarie roja.

vista aerea dron iglesia san agustin belchiteSin duda Belchite es un pueblo marcado por la tragedia, desde la época de los romanos las guerras ya asolaban la ciudad, más tarde en 1809 Belchite fue escenario de la batalla entre las tropas españolas y francesas de la Guerra de Secesión. Los franceses ganaron la batalla y Napoleón hizo grabar el nombre de Belchite en el Arco del Triunfo de París.

Todo este pasado sangriento ha hecho que la ciudad se llene de historias y de leyendas siendo uno de los lugares de peregrinaje por excelencia para los amantes de lo paranormal. Algunas historias como caminantes de otra época que parecen caminar por las solitarias callejuelas y pasos que parecen jugar al escondite con la gente que decide pasar allí la noche o el repicar de unas campanas inexistentes. Como si de ecos de la Guerra Civil se tratara, casi por casualidad, se grabaron algunas psicofonías en la iglesia en las que claramente se escucha el motor de los aviones bombarderos. Sin duda está es la que más impresionado me dejó y se ha llegado incluso a identificar que tipo de avión es, un Policarpov I-16.



Hay otra visita guiada por las noches en busca de lo paranormal en las que os contaran todas las leyendas que hay sobre Belchite desde la más distante antigüedad hasta nuestros días. Para poder hacer esta visita debéis reservar con antelación ya que si no hay suficiente gente no se hace. 

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.