Recorrido por los murales de Belfast, cicatrices de una violenta historia Europa / Irlanda del Norte

El conflicto de Irlanda del Norte ha resultado ser uno de los más sangrientos en el Occidente de mediados del siglo XX, una verdadera guerra étnica encubierta entre católicos irlandeses y protestantes británicos.

El verdadero origen del problema hunde sus raíces en lo más profundo de la Edad Media cuando los primeros colonos ingleses comenzaron a ocupar la isla irlandesa. Durante más de siete siglos, el conflicto lejos de apaciguarse alcanzó su máxima violencia entre los años 1969 y 1998. El recorrido por los murales de los barrios católicos y protestantes sirven de guía para entender el conflicto.

murales belfast militaresSin duda, la visita a Belfast va irremediablemente ligada al recorrido de los murales, habiéndose convertido en los últimos años en lugar de gran interés turístico con incluso visitas guiadas. Nuestra llegada a Belfast no iba a ser menos y nos moríamos de curiosidad de ver con nuestros propios ojos una ciudad tristemente marcada por la violencia.

edificio en ruinas belfast bombaLo primero que a uno se le viene  a la mente antes de visitar la ciudad y, sobre todo las zonas de mayor conflicto, es si será seguro. Cuando uno se aleja del bullicio del centro de la ciudad hacia la zona de los murales se da cuenta que son barrios residenciales bastante tranquilos como los de cualquier ciudad británica. El recorrido se hace a través de Falls Road, en el barrio católico y Shankill Road, el barrio protestante.

Falls Road

Para llegar hasta el inicio de los murales deberemos dirigirnos hacia St. Peters Cathedral, y el primer sitio que encontraremos será el conocido como muro internacional. Docenas de murales diferentes reivindicando diferentes ideologías a lo largo y ancho de todo el planeta. El primer mural que nos encontramos es una muestra de solidaridad y hermanamiento con el pueblo palestino con un mural bastante explícito.

mural belfast palestina irlanda Seguimos adelante y no tardamos en encontrar murales con referencias al conflicto del país vasco, los murales se van cambiando cada cierto tiempo, en este momento había uno pidiendo la liberación de Otegi y la amnistía de todos los terroristas de ETA a los que la izquierda abertzale define como presos políticos.

mural belfast etaEl siguiente mural es un homenaje a la república española con el lema no pasarán y a dos combatientes irlandeses, Dick y William, que murieron durante la guerra civil luchando al lado del bando republicano. Realmente el muro internacional es de lo más interesante, quien más quien menos conoce a que se refieren cada uno de los murales. mural belfast republica españolaPor supuesto tampoco podía faltar un rendido homenaje a Nelson Mandela con el puño en alto con una lapidaria frase de en mi país primero vamos a prisión y luego nos hacemos presidente, el mural se muestra con un hermanamiento de las bandera de Irlanda y Sudáfrica.

Lo que más llama la atención, es el fuerte contraste del colorido de los murales con el alambre de espino que corona todo el muro dando la impresión de ser el muro de una cárcel. Así continúan los murales pasando por cada uno de los diferentes conflictos del último siglo hasta nuestros días.

mural belfast nelson mandela Durante la década de los sesenta se sucedieron las concentraciones y huelgas de las minorías católicas, desde el punto de vista de los protestantes y fieles a la corona británica esto era una amenaza a sus intereses y también comenzaron a movilizarse hasta que en Agosto comenzaron unos terribles enfrentamientos en la ciudad de Derry y Belfast que dejaron 8 muertos, centenares de heridos y barrios enteros arrasados por las llamas. Aquí comienza la época conocida como The Troubles y que acabó con el despliegue del ejército británico por las calles y que no hizo si no empeorar la situación.

mural belfast gazaEn 1979 la situación acabó de estallar con el conocido como Domingo Sangriento en el que las tropas del ejército btitánico dispararon a una multitud que se manifestaba en Derry acabando con la vida de 14 jóvenes, a partir de ese momento comezaron las verdaderas represalias de los irlandeses y empezó a jugar un papel fundamental el IRA en el conflicto con decenas de atentados que se saldó con miles de muertos y que incluso estuvo a punto de terminar con la vida de Margaret Thatcher, la primera ministra británica. En total desde que comenzó el conflicto en 1969 hasta el alto el fuego definitivo en 1998 se han contabilizado casi 4000 muertes de uno y otro bando.

mural belfast bobby sandsUno de los lugares más visitados del barrio católico es la sede del Sinn Fein, el brazo político del IRA. En su muro exterior hay un mural pintado con el retrato de Bobby Sands, el líder del IRA en 1981 que murió en una huelga de hambre de 66 días a los 27 años de edad protestando por la retirada de la categoría especial de prisioneros de guerra de los presos del IRA. A su funeral acudieron más de 100.000 personas y su muerte despertó otra oleada de enfrentamientos en Belfast.

Shankill Road

Cuando a uno piensa en el conflicto de Irlanda del Norte y en todos los asesinatos enseguida se le viene a la cabeza el IRA como ejercito terrorista que sembró el terror durante 40 años, pero la realidad es que los leales a la Gran Bretaña también contaba con grupos de paramilitares como el UDA (Asociación para la defensa del Ulster) y su brazo armado el UFF que son responsables de más de un centenar de asesinatos y que incluso estuvieron ligados con el tráfico de drogas.

mural belfast udaLa primera impresión que me dio entrar en el barrio protestante fue la de que está gente no estaba dispuesta a olvidar, infinidad de banderas británicas colmaban las calles e incluso las aceras estaban pintadas de los colores de la corona británica. Los murales me parecieron mucho más agresivos que los del barrio católico. Se rendía homenaje sin tapujos a paramilitares que directamente te apuntaban con un rifle desde la pintura del mural, bastante explícito todo.

mural belfast terroristaCuando entramos por primera vez al barrio católico enseguida nos llevamos la impresión de que era una zona más bien humilde y que seguramente la zona protestante sería mucho más rica. Pues estábamos bastante equivocados, el barrio protestante era desolador, montones de casas en ruina, calles sucias, falta de colores. Todo muy deprimente.

mural belfast mano rojaAdemás varias de las calles estaban tomadas por la policía haciendo el sentimiento del conflicto mucho más latente para un extranjero. Esto contrastaba directamente con la soledad de otras calles en las que no había ni una sola alma por las calles. La sensación general era de tensión algo que no nos hacía sentir muy cómodos. Es muy fuerte el contraste del animado centro que mira hacia el futuro con la de estos barrios anclados en un pasado de dolor con unas cicatrices muy evidentes.

policia belfastTambién es difícil posicionarse de uno u otro lado, por un lado los españoles tenemos mucho más en común con los irlandeses que con los ingleses pero el que hayan confraternizado tanto con movimientos radicales del País Vasco te deja en una situación un poco complicada. Por otro lado el bando de los leales a la corona inglesa los veo muy lejanos con mi cultura pero que obviamente se posicionan a favor del gobierno español en cuanto a movimientos nacionalistas se refiere. Bastante complicado, la verdad.

El centro de Belfast

calle comercial belfastFinalmente y para acabar con un sentimiento más alegre y por una firme apuesta de un pacífico futuro para todos volvemos al centro de Belfast, el ambiente cambia radicalmente al encontrarnos de pleno con una ciudad moderna y floreciente con un marcado carácter industrial. El primer edificio que nos encontramos en el ayuntamiento de la ciudad, un hermoso edificio de corte clásica en medio de un parque lleno de gente tomando el sol tumbados en la hierba. ayuntamiento belfastLas calles más céntricas de la ciudad están llenas de comercio y de típicos pubs en los que si el tiempo no acompaña es buena idea refugiarse. La inmensa mayoría de la gente que se movía apresuradamente por las calles era gente joven, gente que ya nada tenía que ver con los años más oscuros y que seguramente serán los encargados de que finalmente la sociedad olvide.

calle peatonal belfast Uno de los monumentos más famosos es el del Albert Memorial Clock en la plaza de la reina, se construyó en 1869 y se caracteriza porque está un poco torcido al construirse sobre tierras pantanosas, posteriores modificaciones han obligado a restarle peso para que no se incline más.

torre reloj torcido belfastOtra de las visitas obligadas es la catedral de Santa Ana a la que aún le falta la construcción de la torre central desde que se colocó la primera piedra en 1899. Como curiosidad, en su interior, podréis encontrar la cruz céltica más grande de toda Irlanda. Además podréis disfrutar de la gran cantidad de mosaicos y de vidrieras que conforman la catedral.

catedral de santa ana El barrio donde se encuentra la catedral es perfecto para perderse y recorrer sus calles de edificios de estilo victoriano con ladrillo de caravista, sus antiguos almacenes y graneros se han convertido, hoy en día, en tiendas y restaurantes. Como conclusión final, se trata de una ciudad de estilo típico del norte de Inglaterra como Manchester o Liverpool, una ciudad puramente industrial con unos edificios que así lo demuestran y con unos astillero enormes donde además encontraréis el museo del Titánic.

belfast victorianoUna ciudad con un fuerte pasado violento pero que trata de seguir adelante y mirar hacia un futuro mucho más prospero. Nosotros, plenamente satisfechos de la visita, retomamos la carretera con rumbo a nuestro camping en el norte de la isla. El día siguiente nos esperaba el punto fuerte de nuestra visita a Irlanda del Norte con la Calzada del Gigante.

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.