Ascensión al Penyo Roc, 1108 m Alicante / Comunidad Valenciana / España / Rutas

Mientras escalaba notaba una presencia, un fuerte escalofrío recorrió mi espina dorsal. Era aquella inquietante  sensación en la oscuridad, cuando dos puntos brillantes te observan desde las sombras. Me encarame al último saliente en mi dura ascensión y llegué a una pequeña balconada, al girar ligeramente la cabeza fue cuando lo vi… lo reconocí enseguida por su enorme corona de roca gris, era el inmenso gólem de piedra del Puig Campana imperturbable al devenir de los tiempos, que me observaba impasible.

Nunca me cansaré de repetir la enorme suerte que tenemos los que vivimos en la provincia de Alicante, podemos disfrutar de las mejores playas y le mejor tiempo, pero también admirar la majestuosidad de las más agrestes montañas.

valle de guadalestEn esta ocasión decidí hacer una ascensión en solitario hasta la cumbre del Penyo Roc, en los límites del valle de Guadalest. Mucho había leído sobre esta ruta en varios de los blogs que sigo y realmente me sentía profundamente intrigado. ¿Cómo sería la trepada? ¿Realmente habrán tramos tan expuestos como he leído? Estas preguntas no paraban de rondarme la cabeza mientras me dirigía hacia el inicio de la ruta.

La ruta del Penyo Roc comienza en un lugar conocido como La Font del Pi, para llegar deberemos tomar la carretera CV-70 en dirección a Guadalest desde La Nucía y aproximadamente a los 10 km desviarnos hacia nuestra izquierda por una pequeña carretera que se interna en la montaña, hay una indicación que dice Restaurante El Trestellador. No es fácil de encontrar por lo que mejor que os preparéis la ruta antes de salir de casa. Una vez nos desviamos por estar carretera volveremos a desviarnos la primera a nuestra izquierda por otro camino asfaltado que nos llevará directamente hacia la Font del Pi. Llegará un momento en el que se acabará el asfalto y se convertirá en un camino de tierra, ese será el inicio de la ruta.

inicio camino penyo rocDesde luego que no pude elegir peor día para salir a la montaña, en realidad llegúe hasta aquí de rebote. Tenía previsto recorrer la ruta del Rentonar entre Torremanzanas y Benifallim pero había ola de calor y sabía que los perros no iban a aguantar. Decidí que lo mejor sería dejarlos en casa descansando y hacer otra ruta en solitario.

Pese al calor, el encontrarnos en un valle tan verde hacia que la mayoría del camino pudiera caminar a la sombra de los árboles, iba ascendiendo poco a poco por el camino forestal con unas magníficas vistas de todo el valle de Guadalest.  Una pena que el embalse de Guadalest no se vea desde aquí, aunque sí el pueblo.

A mi derecha la alta pared del Penyo Roc me acompaña durante toda la subida, es ya por la tarde y el sol se esconde al otro lado, una gran suerte teniendo en cuenta los 33ºC que hace. Ascendemos por el conocido camino del Comptador y poco a poco el camino se va tornando un poco más duro, el desnivel va aumentando y las piernas empiezan a quemar. Nada mejor que esto como precalentamiento antes de la subida  fuertepared penyo roc. Finalmente llegamos al paso del Comptador, entre dos paredes de gris roca el camino pasa estrecho entre el desfiladero, este es el paso que conecta el valle de Guadalest con el Barranc de l’Arc. Me encontré con algo que no esperaba, a mano izquierda había una afilada cresta desde donde las vistas al Mediterráneo debían ser impresionantes, decidí retrasar un poco la ascensión al Peyo Roc e intentar primero esta ascensión.

paso del comptadorSe sube por su cara Norte, conforme nos acercamos al peñon. Aunque no hay ningún sendero marcado sigo las marcas de alguien que ha estado aquí antes que yo y poco a poco trato de abrirme camino entre las rocas. Se empieza a poner un poco más complicada la cosa y de vez en cuando al volver la mirada veo que efectivamente estoy a bastante altura. Recomiendo seguir siempre la vertiente norte que tiene una caída menos vertical, si nos asomamos por su cara sur veremos que es un cortado vertical de varios metros de altura el que nos reciba.

cresta del carrascalAl otro lado, se levanta otra cresta, es la Cresta del Carrascal en el rincón de les Tovaines. Son demasiadas ascensiones para un mismo día por lo esa deberá esperar. Yo sigo con mi ascensión y el vertigo se va volviendo cada vez más acusado, parece que no pero estamos a unos 900 metros de altitud y por debajo se abre un barranco de más de 600 metros de profundidad, o más incluso si tenemos en cuenta que a poca distancia esta el mar, es decir, 0 metros… la costa desde la alturaFinalmente llego al último escalón y entonces la inmensidad se abre ante mí, unas vistas tan sobrecogedoras que tengo que agacharme un poco y buscar algo a lo que aferrarme para no perder el equilibrio. Un traspiés y adiós… ahora viene lo peor de las ascensiones. Hay que volver a bajar, lo cual no siempre es posible por el mismo camino de subida. Con la adrenalina a tope comienzo mi bajada hacia el paso del Comptador y, ahora sí, atacar el Penyo Roc. Aquí empieza lo serio, vamos a ver de verdad como es la conocida ascensión hasta la cima del penyo Roc. El acercamiento es bastante sencillo, solo hay que seguir un pequeño sendero bastante bien delimitado que pronto nos lleva hasta una pedrera.subida penyo roc Es aquí donde empiezan los verdaderos problemas, el sendero ha desaparecido por completo y se supone que tengo que acercarme hasta la pared del Penyo Roc en busca de unas marcas rojas… no veo nada, intento guiarme por el GPS y tan solo hago que dar vueltas. Entonces decido intentar atacar por una de las caras y empiezo a escalar y escalar, voy ganando altura y la pared se va haciendo más vertical. Miro hacia arriba y veo la cresta del peñon y al mirar para abajo un mar de dudas me empieza a hacer titubear. ¿Qué pasa si sigo subiendo y llego a un punto sin retorno? ¿y si me quedo en un saliente sin posibilidad de seguir adelante y tampoco sin poder bajar? Es lo peor que puede pasar en la escalada, decido dar marcha atrás y volver a la pedrera en busca de las marcas rojas. Otra vez Gps en mano intento seguir la ruta haciendo que de un pequeño rodeo al peñon hacia su cara sur.crestas y hierba De nuevo la misma historia, las famosas marcas rojas no aparecen por ningún lado, me empiezo a desesperar y en un acto de fé decido empezar la trepada. El camino que elijo es bastante asequible salvo en algún tramo que parece más expuesto, las vistas a mi espalda cada vez son mejores y por delante la ascensión no tiene fin. Me pregunto una y mil veces si estaré cerca del camino correcto, si aparecerán las dichosas marcas pero de momento nada. Entonces ante mí, una nueva trepada tremendamente expuesta y vertical. Por suerte la roca tiene un montón de agujeros donde agarrarse firmemente, una mano aquí, un pie allá… esto marcha. Mejor no mirar hacia abajo, la subida es completamente aerea y si resbalará no se como acabaría esto… uff otra vez todas las dudas rondando mi cabeza, pensando que igual no debería haber venido. Al fin llego a una pequeña balconada y cuando me giro para echar un vistazo, ahí estaba el Puig Campana como en un sueño milenario, esperando el día en el que despierte para reclamar su territorio. puig campana desde penyo rocCreo que lo peor ya ha pasado, ahora la subida ya no está tan expuesta como antes y puedo ir mucho más tranquilo, aún así noto como el corazón sigue bombeando con todas sus fuerzas. marcas rojas penyo rocEntonces las vi, por fin había encontrado las marcas rojas… la verdad es que era todo un alivio, ahora si que iba por el camino correcto, ese camino que sigue todo el que viene aquí. A partir de ese momento volvía a sentirme seguro y había recuperado completamente la confianza. Aún quedaban un par de subidas comprometedoras, pero con la confianza bien alta no eran más que meros trámites en mi conquista de la cima del Penyo Roc.barranco del arc Ahora si que estaba disfrutando de nuevo del paisaje, a mi espalda el mar, ante mí lo que quedaba de subida y de repente, se abrió ante mis ojos un nuevo valle que jamás hubiera imaginado que existiese aquí. Un largo cañon verde atravesaba las montañas formando un amplio valle con sierras a ambos lados. Me parecía estar soñando, ¿como puede existir un lugar tan maravilloso aquí y que no lo hubiera visto nunca? Realmente la subida a las montañas te da una nueva perspectiva de las cosas, ves los lugares que conoces de toda la vida de manera completamente diferente. El barranc de l’Arc, nada menos que un valle al lado de un pueblecito tan familiar para mí como lo es Sella. He pasado mi infancia tan cerca y no sabía que esto estaba aquí. Un pequeño camino de tierra serpentea entre los campos de cultivo que hay diseminados por el valle, ¿a donde irá ese camino? Habrá que explorarlo próximamente… barranco del arc desde penyo rocContinuo la trepada y ahora si que si, he llegado a la cima del Penyo Roc. Una quequeña protiberancia completamente rocosa conforma la cima de esta montaña, hay que andar con cuidado ya que la caída es vertical por sus cuatro costados. Sorteo un par de rocas grandes y entonces al fin he llegado, a partir de este momento ya no se puede subir más. Cima del Penyo Roc a 1108 metros de altitud.barranco del arc y puig campana Me siento un poco a recuperar el aliento y a deleitarme con las mejores vistas, un poco buceando entre mis recuerdos intento compara esta ruta con las hechas anteriormente en la provincia y llego a la conclusión de que esta ha sido sin duda la mejor. Las mejores vistas y la ruta que más me ha exigido, la recompensa final no tiene precio. A donde mire la panorámica es imponente. Me encuentro en el punto en que desde mi posición veo las montañas más agrestes de todo Alicante. Solo puedo decir ¡guau! y alegrarme de haber llegado hasta aquí. el mar desde el penyo rocA partir de ahora la ruta de vuelta consiste en caminar por la cresta de la montaña de vuelta a la Font del Pi. Ahora si que estoy completamente expuesto al sol, la temperatura parece que ha subido y el reloj me marca 34 ºC, desde aquí ya no voy a tener más cobijo, los árboles han desaparecido por completo dejando paso a laderas de matorral bajo. ladera penyo rocCuando caminemos por la cresta deberemos ir con mucho cuidado de no acercarnos demasiado al borde, recordar que estamos sobre la pared que nos hacia sombra al inicio de la ruta y que era completamente vertical. Aquí vuelve a aparecer de nuevo un sendero que es fácil de seguir aunque de vez en cuando desparece y obligándonos a continuar campo a través.cresta penyo roc Finalmente llegaremos a un punto en el que el GPS nos dirá que hay que destrepar por una pared y empezar a descender por la ladera de la montaña. No temáis porque con todo lo que llevamos a cuestas hasta el momento, esto es un juego de niños. En cuanto la bajemos llegaremos de nuevo hasta una pedrera en la que el camino vuelve a desaparecer por completo, deberemos ir descendiendo en dirección a nuestra derecha hasta llegar a unos pinos,a partir de aquí solo puedo decir que el camino se vuelve bastante complicado y que cada uno encuentre la mejor manera de bajar. De vez en cuando aparecen pequeños senderos por los que la gente ha pasado pero que pronto vuelven a desaparecer. pedrera penyo rocFinalmente llegaremos a unos bancales con almendros donde estará la última bajada antes de llegar a un camino que se ve más abajo, de nuevo la misma historia, no hay ningún camino marcado y hay que bajar como buenamente se pueda. almendros en valle de guadalestUna vez en el camino deberemos tomarlo a nuestra derecha, es fácilmente reconocible porque hay como una ruinas de lo que antiguamente sería una casa de campo, pero es tan antigua que solo queda algún muro en pie. Por aquí llegaremos a una zona de penumbra que es la conocida Font del Pi, se trata de una pared de roca por la que sale agua de algún recoveco y se vierte en un pequeño abrevadero. Sin embargo había colocado unas extrañas maderas como taponando una pequeña cueva y el agua no se veía nada limpia. Desde aquí hasta el coche apenas hay 3 o 4 minutos andando. hiedra font del piAquí termina una de las mejores rutas que he hecho últimamente y la que más me ha gustado de todas las que he hecho en Alicante, una ruta muy exigente y que además es bastante técnica y peligrosa. No es nada recomendable hacerla con niños ni con gente inexperta. Es una ruta peligrosa, hay gente que tilda esta ruta de dificultad fácil, me parecen unos auténticos irresponsables ya que una persona que no esté acostumbrada se puede ver envuelta en un camino sin retorno y que acabe en un rescate. Mi recomendación es buscar las marcas rojas desde el inicio de la ruta, aunque parezca que estamos perdiendo mucho tiempo, es fundamental a la hora de restar dificultad a la subida. Queda completamente descartado el intentar subir por cualquier zona ya que es peligroso.

FICHA TÉCNICA
DISTANCIA: 5,6  km
DESNIVEL ACUMULADO: 551 m
TIEMPO: 3 h 
DIFICULTAD FÍSICA: Moderado
DIFICULTAD TÉCNICA: Difícil
SUPERFICIE: Sendero y campo através
PUNTOS DE HIDRATACIÓN Y AVITUALLAMIENTO: No
penyo roc

Comentarios

Comentarios

  1. Qué interesante lo de The True Size of! Pasadlo geniaaaaaaaal! Espero que volváis sabiendo al menos la cuarta parte de formas de cómo nombrar la nieve, jijiji 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.