Ruta del río Borosa, atravesando la Cerrada de Elías Andalucia / España / Jaen / Rutas

La ruta por el río Borosa es sin duda la más conocida de todo el parque natural de la Sierra de Cazorla, se trata de un camino que discurre paralelo al cauce del río Borosa a lo largo de más de 17 km. Sin duda, es la ruta de senderismo estrella y la más espectacular de todas las que hay por aquí, los saltos de agua y las cascadas son una constante.

Después de un día pasado por agua como el anterior en la laguna de Valdeazores, decidimos buscar refugio en algún sitio más civilizado donde poder disfrutar de los días que nos quedaban con un poco más de confort. Nos dirigimos hasta el pueblo de Coto Ríos, en el corazón del parque natural de Cazorla, y pasamos la noche en las afueras de la villa. Este es el mejor sitio para pernoctar ya que en la parte más alta del pueblo hay un enorme descampado colindando con un bosque donde se permite el estacionamiento de caravanas. Además existen un montón de bares e incluso un pequeño supermercado donde poder abastecernos. Fue la mejor decisión que pudimos tomar.

campervan coto riosYa por la mañana, desayunamos tranquilamente y después de recoger todo nos dirigimos hacia la Loma de María Ángela, a muy pocos kilómetros y desde donde empieza la ruta del río Borosa. El inicio de la ruta es muy fácil de encontrar ya que existen multitud de indicaciones y antes del inicio hay un parking junto a una piscifactoría donde dejar los vehículos.

Esta es una ruta que no tiene ninguna dificultad técnica ni física, es perfecta para hacerla en familia. Básicamente se divide en tres etapas:

Ruta hasta la Cerrada de Elías, son apenas 1,40 km de camino sin ningún tipo de dificultad y es el punto fuerte de toda la ruta.

Ruta hasta la central de los Órganos, unos 8,30 km solo ida aunque sencillos de recorrer, aquí sí que encontramos tramos en los que va aumentando el desnivel. (nosotros llegamos hasta aquí)

Ruta hasta la presa y la laguna de Aguas Negras, unos 13 km solo ida. Merece la pena una vez llegados a la central de los Órganos continuar un poco más. A partir de ahí la ruta se vuelve más dura.

aguas turquesas rio borosaComo ya hemos comentado, la ruta comienza junto a una piscifactoría, se trata de un camino forestal bien ancho donde el tráfico está prohibido y que a lo largo de toda la ruta no se separa del río Borosa. Nada más empezar la ruta, nos encontramos con unas impresionantes pozas de agua de color esmeralda en el punto en el que el río encuentra un remanso de paz. El agua es de la más limpia que he visto en ningún otro sitio, no se si en verano estará permitido el baño pero debe ser una auténtica gozada.

pozas rio borosaLa parada para disfrutar de las vistas nada más comenzar a caminar es del todo obligatoria, hay un pequeño sendero que baja entre las rocas hasta el agua. Nuestros perretes no pueden aguantar la tentación y cuando quisimos darnos cuenta ya estaban todos nadando felices por el río. No deja de sorprendernos la pureza del agua, además con un día tan espléndido como el que teníamos después de tres días de lluvias y niebla, los colores parecían más vivos que nunca.

chorros rio borosaEn la parte izquierda de las pozas encontramos el primer salto de agua donde el Borosa descarga su última energía para volverse manso y dócil. En ese punto, el río hace un par de giros y de nuevo vuelve a dar un pequeño salto, siempre manteniendo su espectáculo de luz y color. Lo malo es que nos quedamos con las ganas de bañarnos, realmente el día invitaba a ello pero aún estábamos a finales de Abril y las aguas bajaban frías como un demonio.  

salto de agua rio borosaEl principio de la ruta tiene el inconveniente de que al ser el más espectacular y de tan fácil acceso está masificado, sobre todo en los meses de verano donde la afluencia es máxima. En nuestro caso había bastante gente pero nada fuera de lo normal por lo que íbamos bastante tranquilos. El camino es amplio como para que quepan dos vehículos a la vez y además el suelo está firme.

charco de la gracea en rio borosaCada pocos metros caminados hacemos otra parada y volvemos la mirada hacia el río para contemplar un nuevo salto de agua. Uno de los lugares más emblemáticos es la unión con el arroyo de las truchas donde este afluente del Borosa vierte sus aguas a una poza en el conocido como Charco de la Gracea.

rapidos rio borosaAquí la vegetación es del todo exuberante, la multitud de especies que conforman todo el parque es brutal. Pino Carrasco, Pino Laricio, Encinas, Boj, Enebros… aquí la vida brota con fuerza sana y salvaje.

Antes de llegar a la Cerrada de Elías, recordad que apenas nos separan dos kilómetros de la garganta, hay una zona en la que el agua del Borosa también baja un poco más tranquila y donde estamos alejados de la vista del camino principal. decidimos que esa era una buena zona para descansar un poco y comer algo, las vistas son muy bonitas y al fondo está uno de los tantos puentes de madera que cruzan el río.

puente de madera rio borosaEl lugar era ideal, y aquí si que si, decidimos que no podíamos irnos de Cazorla sin darnos un baño. Realmente la transparencia y los tonos esmeralda de sus aguas no son más que cantos de sirena para atraerte hasta su lecho para una vez que te envuelve sientas como cientos de cuchillos te atraviesan todas las partes de tu cuerpo, ¡el agua baja congelada!

Más adelante encontramos nuevas pozas, estas de mayor profundidad y en un paraje idílico en el que el agua cae como una cortina por las paredes de musgo, parece un lugar de postal de la Rivera Maya. Y por fin después de una media hora aproximadamente, llegamos al plato fuerte de nuestra ruta de hoy, la Cerrada de Elías.

pasarela cerrada de eliasLa Cerrada de Elías es una sinuosa garganta por la que baja el río Borosa ecajonado entre las estrechas paredes del cañón, han construido una pasarela de madera que cruza toda la garganta a lo largo de varios cientos de metros suspendida en el aire. Lo mejor que podéis hacer es cruzar por aquí cuando el sol está en lo más alto para así poder disfrutar de los reflejos del agua en las paredes del cañón.

rio borosa a su paso por cerrada de eliasEl juego de luces y colores por las paredes es un espectáculo completamente mágico que vuelven este pequeño desfiladero en un lugar encantado.

Finalmente el angosto paso se va abriendo poco a poco hasta salir fuera de la garganta por completo, aquí el sol vuelve a iluminarlo todo y el calor empieza a ser un poco agobiante. El paisaje esta cambiando poco a poco y ahora se ha vuelto un poco más agreste con escarpadas laderas que van descendiendo hasta su encuentro con el río Borosa. De todas maneras la afluencia de gente ha disminuido considerablemente y es de agradecer. Claro, el problema de este tipo de rutas es que son tan conocidas y accesibles que en temporada alta se ponen de bote en bote. A partir de este punto la ruta se pone un poco más seria con desniveles más acusados y en los que cada vez hay que esforzarse más por seguir adelante.

bosque sobre el rio borosaLlega un momento en el que las paredes a nuestros lados se ponen totalmente verticales y a nuestra izquierda se abre un barranco con el río Borosa al fondo del todo. Algo llama nuestra atención, justo enfrente de nosotros una familia de cabras montesas caminan apacibles por la empinada ladera. Al oir a nuestros perros, salen corriendo saltando de roca en roca hasta desaparecer por completo, una pena, es lo que tiene ir con perros que los animales no se dejan ver.

desfiladero rio borosaAl fondo se alza imponente una gran muralla de piedra, como una gigantesca e infranqueable fortaleza de roca majestuosa dominando todo lo que existe a su alrededor. Nos encontramos con dos de los picos más importantes de toda la zona, el Picón del Haza de Abajo con 1493 metros de altitud; y el Poyo Cerezo con 1455 metros.

poyo cerezoAquí estamos llegando ya al final de nuestra ruta de hoy ya que a los pocos metros nos encontramos con la central hidroeléctrica de los Órganos. Este es el punto final de nuestra ruta, una vez llegados aquí recomiendo seguir adelante los últimos 3 o 4 kilómetros restantes para ver la presa y los túneles de la central. Esto es junto con la Cerrada de Elías, lo más importante de toda la ruta. Eso sí, este último tramo es el más duro de todos con un muy fuerte desnivel y un camino mucho más complicado que el que hemos recorrido hasta ahora. Nosotros llevábamos ya muchos kilómetros recorridos a nuestra espalda y además, Yula nuestra perrita más viejecita, empezaba a estar agotada.

central hidroelectrica de los organosDecidimos entonces buscar un sitio tranquilo donde descansar y poder comernos los bocadillos, justo al pasar la central encontramos un pequeño saliente lleno de hierba donde nos tumbarnos a disfrutar de los últimos rayos de sol antes de que se escondiera detrás de las montañas. Justo en este punto el río vuelve a desaparecer encajonandose por un barranco y al final del todo se ve como el río Borosa empieza a dar los saltos de agua más altos que hemos visto en toda la ruta. No encontramos ningún camino para acercarnos hasta allí.

cascada de los organosLa zona donde paramos finalizamos nuestra excursión no es que sea excesivamente bonita, pero tampoco lo sabíamos, por eso recomiendo una vez llegados hasta aquí continuar un poco más. No obstante también se puede disfrutar de las bonitas vistas y de los distintos chorros que caen por todas partes.

saltos de agua en los organosAhora tocaba volver al coche y nos quedaba un buen trecho de vuelta, por suerte decidimos no seguir adelante ya que a Yula realmente se le veía agotada mientras volvíamos. Yula es la única perra blanca que tenemos, la más grandota de todos y tiene 11 años y cientos de excursiones, ascensiones y países visitados en su lomo.

Mientras regresábamos al coche el sol iba poco a poco cayendo hasta casi desaparecer por completo, era de agradecer después de un día tan caluroso. Realmente esta ruta nos había encantado y se la os la recomiendo como parte esencial para conocer el parque natural de la Sierra de Cazorla.

bosque y pradera rio borosaAquí terminaba nuestra aventura con la California, y quedábamos también completamente satisfechos, ojalá en el futuro podamos hacernos con una de estas. Así nos olvidaríamos de hoteles rurales  de campings y de tener que dar explicaciones de los perros que tenemos o dejamos de tener.

atardecer en la cerrada de eliasComo conclusión, decir, que el parque natural de la Sierra de Cazorla nos ha parecido un auténtico paraiso, un oasis de vida que no esperábamos encontrar. Es increíble la gran cantidad de animales salvajes que habitan la zona y que están ahí, a simple vista.

Recuerdo la última noche en la zona alta de Coto Rios como un jabalí se acercó a ver si le dábamos comida, el animal no tenía ningún miedo y estaba a escasos 2 metros de nosotros comiéndose la comida de los perros. A los pocos minutos se acercaron dos crías de jabalí para comer y el muy glotón de Porky no dejaba ni que se acercasen y salía corriendo para embestirlos. Al irnos a dormir alumbramos con la linterna al bosque y se veían decenas de puntos amarillos brillando en la oscuridad, escudriñando entre las tinieblas y esperando el momento para acercarse a por algo de comer.

Si queréis pasar unas inolvidables vacaciones en familia, y que los más peques disfruten en contacto directo con la naturALEZA

FICHA TÉCNICA
DISTANCIA: 16,52  km
DESNIVEL ACUMULADO: 285 m
TIEMPO: 8 h 
DIFICULTAD FÍSICA: Fácil
DIFICULTAD TÉCNICA: Fácil 
SUPERFICIE: Camino asfaltado
PUNTOS DE HIDRATACIÓN Y AVITUALLAMIENTO: Existen fuentes a lo largo del recorrido
borosa

 DESCARGAR TRACK WIKILOC

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.