Castillo de Dunnottar, la fortaleza del acantilado. Escocia / Europa

Dunnotar es uno de esos lugares imprescindibles de Escocia que su visita debería ser calificada como obligatoria, y es que os digo que no os dejará indiferentes. La imagen parece sacada de una ilustración de un libro de la Tierra Media, y tanto es así que, es uno de los castillos más pintorescos de todo el país.

DCIM101GOPRO

Nuestra primera visita a Dunnottar fue en una escapada durante el invierno; en aquella ocasión, aunque con mucho frío, la experiencia fue inmejorable. En cambio la segunda vez, el tiempo no dio tregua y hubo que marcharse en medio de una intensa tormenta. Fue el inicio de una ruta de 4 días por el Parque Nacional de los Cairngorms en la zona más oriental de las Highlands.

La mañana del primer día salimos de Edimburgo con dirección a Dunnottar, nuestro primer alto en el camino. Teníamos por delante una gran aventura y el tiempo no parecía estar dispuesto a acompañarnos así que decidimos tomárnoslo con tranquilidad.

Nos dirigimos al Norte cruzando el puente de Fith of Forth hacia el Reino de Fife, debemos seguir por la M90 en dirección a Perth y luego desviarnos por Dundee para seguir por la carretera de la costa, la A 90, hasta Dunnotar. En coche se tarda unas 2 h. Al llegar al sitio encontraréis un parking gratuito estupendo donde comenzar la visita.

Dunnottar es uno de esos lugares que hacen de Escocia una auténtica tierra de leyenda, la geografía ha querido ser muy caprichosa en este lugar.

En una costa de escarpados acantilados, la del Mar del Norte, la formaciones geográficas crean en Dunnottar un enclave único para una fortaleza. La tierra desciende hasta la costa por un paso angosto para después volver a elevarse de nuevo rápidamente formando un cabo a gran altura que sirve como lugar defensivo estratégico.

IMG_9893No se tiene gran conocimiento de los primeros asentamientos en este lugar, siendo la fortaleza de entre los siglos XIV y XV, pero su utilización como puesto de vigilancia es mucho anterior. El lugar no podría haber sido mas adecuado, por un lado todas las rutas del Mar del Norte en dirección a las costas de Escocia, y por tierra, todas las rutas de comercio hacia Aberdeen.

IMG_4162La primera vez que llegugamos a Dunnottar, no podiamos salir del asombro, ¿como podía existir algo tan increíble? Como se suele decir, muchas veces la realidad supera la ficción.

cover-17Para llegar hasta el castillo solo hay que seguir un sendero que poco a poco nos va acercando a la costa, llegado un punto en el que hay que pasar una puerta, nos encontramos con una bifurcación. El sendero de la derecha se estrecha y cruza un puente, mientras que el otro continua recto para bajar por unas escaleras. Mi recomendación es que toméis primero el de la derecha, este os llevará hasta un lugar en frente de la fortaleza donde la panorámica es de verdad alucinante.

Estaréis en lo alto de un acantilado con el cabo de Dunnottar majestuoso sobre el mar y a vuestra espalda una impresionante cala con un la desembocadura de un riachuelo. Este es sin duda el mejor lugar para fotografiar el castillo y hacerse una idea de su situación estratégica.

DCIM101GOPRO

Después deshicimos el camino para volver al camino principal, pero no nos olvidamos de este sendero ya que en realidad tiene mucho más que ofrecer como luego veremos. El camino principal desciende por unas escaleras talladas en la loma de la colina para bajar hasta la costa, aquí una enorme playa de piedras con grandes rocas nos recibe, desde aquí el castillo es una autentica fortaleza inexpugnable. El castillo se convierte en una gran montaña de roca que parece un auténtico gigante.

IMG_9895El paseo por la playa es otra de las opciones del este lugar, caminar por debajo de los acantilados y del castillo te hace sentir insignificante.

cover-18Durante el tiempo que estuvimos por esta zona, el tiempo ya venia avisando de que no iba a dar tregua; y así fue, comenzó a chispear para después cubrirse el cielo completamente y ya no dejar de llover en todo el día. Nos acercamos a la entrada del castillo, la entrada son 6 £ los adultos y 2 £ los niños y cierra sobre las 17.30 h.

El tiempo era horrible así que decidimos no pasar a ver el interior. El castillo está completamente en ruinas y por dentro, un día de sol, debe ser espectacular con todos sus muros apenas manteniéndose en pie, así como las vistas a la bahía.

IMG_4173Volviendo al camino por el que nos desviamos la primera vez, aunque esta vez no lo hicimos, si continuasemos el sendero hacia el Sur recorreriamos todos los grandes acantilados de esta costa por su parte más alta. El camino es impresionante y además se crean multitud de caprichosas formaciones geológicas que hacen que algunos de los acantilados pueden ser explorados. En particular hay uno que forma como una pequeña colina muy redondeada mar adentro, para llegar a ella habrá que cruzar un estrecho puente de tierra natural que es una autentica pasada. Otro de los lugares es el acantilado con forma de perro pachón, desconozco si alguien más habrá caído en la cuenta pero parece muy obvio como para que se pase por alto.

El sendero es del todo encantador, si a este le acompaña un poco de sol, ya no se puede pedir más. Desde aquí las fotografías de el castillo de Dunnottar en la lejanía no son para nada despreciables, pero no acaba aquí, tenemos una sorpresa preparada que te dejará con la boca abierta. De pronto los acantilados se vuelven empinadas paredes de nuevo y sin previo aviso, y al fondo, como si de un lienzo pintado por una mente imaginativa se tratase, una caída de agua desde lo alto de un acantilado hasta la rocosa playa.

cover-20El paisaje no podría ser más sobrecogedor, naturaleza e historia se dan la mano en este lugar que jamás olvidaremos. Pero el destino no quiso que este día volviésemos a disfrutar de semejante maravilla, la lluvia cada vez era más intensa y no parecía que iba a despejar.

Regresamos al coche y nos pusimos en ruta en dirección al castillo de Balmoral, la II Gran Ruta de las Highlands continuaba al día siguiente en uno de los castillos más conocidos de Escocia y residencia privada de la familia real británica.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.