Loch Coruisk, el lago del fin del mundo Escocia / Europa / Rutas

Entre la densa niebla despuntan unas afiladas crestas negras, una oscura cadena montañosa tan única y sobrecogedora que no existe nada parecido en todo el Reino Unido. Unas montañas teñidas de negro por el basalto y el garbo que dan buena cuenta de un pasado geológico tremendamente violento. Sus dramáticas aristas se retuercen en las alturas y la fría roca desnuda desciende abrupta por sus laderas hasta el mar. En su interior esconden uno de los lagos más remotos e inaccesibles que haya visto jamás, es el Loch Coruisk y sus guardianes las Cuillins Negras.

Uno de los viajes más espectaculares que hemos hecho, un viaje en contacto total con la naturaleza acampando bajo las estrellas. Este viaje comenzó en el Valle del Glencoe y concluyó en la isla de Skye. En este viaje no vimos pueblos ni ciudades, este viaje fue en busca de lo más salvaje.

IMG_0428 - copiaRecordando nuestro primer viaje a Skye durante el invierno, buscamos nuestro antiguo campamento base junto al mar. Aunque en un principio está bastante lejos de casi cualquier punto de la isla, es de los pocos sitios donde el campo no está vallado y se puede acampar. Por otro lado las vistas son inmejorables y nadie nos molestó en ninguna de las veces que estuvimos por allí.

IMG_0637Nuestro regreso a Skye fue a raíz de la ruta que hicimos desde el pueblo de Elgol (muy próximo al campamento base) hasta la remota playa de Camasunary. La ruta hasta la playa bordeando la costa por los acantilados fue una auténtica aventura, pero lo que nos encontramos al llegar a Camasunary fue sencillamente espectacular. Una enorme playa de blanca y lisa arena rodeada de impresionantes montañas oscuras y sombrías, todo esto en mitad de la nada, lo más cerca del fin del mundo que hemos estado.

Junto a la playa de Camasunary se esconde un gran lago de origen glaciar que desemboca en el mar del Norte, es el Loch Coruisk y en aquel momento nos fue imposible llegar hasta el por qué los días eran demasiado cortos aún, y nos quedaban muchos kilómetros de regreso.

IMG_0667No podíamos abandonar Escocia sin hacer esta ruta, así que meses después aquí estábamos de nuevo.

Nos levantamos temprano, la mañana era fría y el gris del cielo no daba buenas esperanzas, pero esto es Escocia y la mayoría de los días son así.

Desde nuestro campamento base hasta el inicio de la ruta hay aproximadamente unos 42 km, unos 45 min en coche. El inicio de la ruta es en el Hotel Sligachan, cuenta con un amplio parking publico. Para llegar hasta Sligachan deberemos deshacer todo el camino del día anterior hasta llegar al pueblo de Broadford, y desde ahí girar a la izquierda por la carretera A87 dirección Portree. Llegará un momento en el que costeando llegaremos al hotel de Sligachan junto a unos puentes de piedra de Sligachan. Aquí aparcaremos el coche y comenzamos nuestra ruta.

ETstudioNada más empezar nos equivocamos de camino y en lugar de ir por el margen izquierdo del río, que es un sendero perfectamente señalizado, fuimos por el margen derecho como en nuestra antigua visita a Sligachan en dirección a la cascada. Cuando nos dimos cuenta era demasiado tarde para volver al principio y decidimos que lo mejor era cruzar campo a través hasta llegar al camino original. Graso error.

ETstudio-2Como es norma habitual en estas tierras, el campo aquí está completamente anegado convirtiéndose en pantanales por donde se vaya. Tan solo el intentar llegar hasta la orilla del río ya nos llevó muchísimo tiempo intentando sortear las enormes charcas. Pero aquí no acabó todo, el río era imposible cruzarlo por su anchura así que no nos quedó otra que quitarnos las botas y los pantalones, colgarnos todo al cuello y cruzar con el agua casi por las rodillas. Fue bastante gracioso por que en ese momento todos me odiaban…

ETstudio-3Una vez al otro lado, otra vez a vestirnos y cruzar de nuevo campo a través hasta legar al camino, el cual no aparecía. Como no podía ser de otra manera otra vez toda una serie de charcas, riachuelos, charcos, barrizales y lodazales no nos lo iban a poner fácil, esto hacia aumentar mi reputación de manera exponencial. Finalmente y tras haber recorrido 2 o 3 kilómetros extra y haber perdido una hora y pico encontramos el bendito sendero.

A partir de aquí ya fue todo coser y cantar, la ruta no tiene ninguna dificultad durante muchos kilómetros, el único problema es que es bastante larga con una ida y vuelta de casi 25 km en total.

A parte de la distancia a recorrer, el problema que tiene es que se puede hacer increíblemente monótona. Durante horas nos limitamos a caminar y a caminar por un inmenso valle en el que no había nada, no vimos ni un solo árbol. Mientras tanto, las montañas a derecha e izquierda parecían interminables haciendo si cabe más largo el camino. Puede llegar a desesperar.

ETstudio-4El sendero continuaba eterno hacia un lugar incierto, la monotonía del verde de la hierba tan solo se veía alterado de vez en cuando por algún riachuelo que cruzaba el camino, dándole algo de emoción, o por alguna roca aislada que nadie sabe de donde habrá venido ni cuanto llevará ahí.

A nuestra derecha se alzaban en la lejanía las Cuillin negras, en realidad desde esta perspectiva no parecen ni la mitad de impresionante que pueden parecer por la vertiente contraria. Dominando el horizonte, dos picos oscuros resaltan en el horizonte: Por un lado Sgurr nan Guillean, con sus 964 metros de altitud, es uno de los 11 munros de las cadena montañosa de las Cuillin negras. Junto a Sgurr na Guillean, su comapñero Bruach na Frìthe con 956 metros de altitud, es una de las cumbes más importantes de toda la cordillera.

A nuestra izquierda los restos de la caldera de un prehistórico volcán que se eleva hasta los 763 metros de altitud, esta montaña, Marsco, es uno de los referentes en toda Escocia con unas extraordinarias vistas de todo el macizo de las Cuillin por un lado y del mar por el otro.

ETstudio-5Como compañero sincero y leal, el río Sligachan nos acompaña durante todo el viaje pero manteniendo las distancias en el centro del valle, discurre calmado y silencioso con las aguas tan negras como las montañas que le dan de beber.

Aproximadamente a los 6 kilómetros un hito de piedra nos da el aviso, el valle da un giro inesperado hacia el norte, donde se abre amplio y vasto hasta descubrir al monarca de las Cuillin negras, Sgurr Alasdair, tiene nombre de Rey esta montaña. Con sus 994 metros de altitud es el todopoderoso de la isla de Skye. Su lóbrega cima cubierta por las nubes en la mayor parte del año fue escalada por primera vez en el año 1873 y gracias a su composición mayoritaria de Garbo, es perfecta para la escalada por su agarre. Su ascensión más conocida y menos técnica es a través de una larga pedrera, la Great Stone Shoot.

ETstudio-6Junto a Sgurr Alasdair, su compañero Sgurr Dearg, tan solo 8 metros por debajo es compañero y testimonio de esta tierra tan vieja como el propio mundo. En este holgado valle tiene lugar el nacimiento del río Sligachan.

ETstudio-7Poco a poco vemos que la vasta planicie va llegando a su fin, al fondo se ve como el sendero busca salvar el desnivel de las estribaciones de las Cuillin Negras para llegar al fin del valle. Esta es la zona más complicada, el sendero aparece y desaparece a su antojo y al mismo tiempo, multitud de riachuelos cruzan nuestro camino ralentizándonos. Un poco más adelante vemos como se abre un nuevo tramo del valle con un gran lago en el centro.

ETstudio-9Recuerdo este sitio, es Loch na Creitheach, aquí estuvimos cuando vinimos a la playa de Camasunary. Si tomasemos este camino llegaríamos primero hasta el lago para después de atravesar una amplia pradera llegar hasta Camasunary, al fondo el mar. Nosotros tomamos la desviación a la derecha, el camino sube con bastante pendiente hasta salvar un desnivel de 300 metros aproximadamente.

ETstudio-11A nuestra espalda queda el largo y llano cañon de Sligachan mientras que lo que va apareciendo es sencillamente uno de los paisajes más sobrecogedores de todo el Reino Unido. A nuestra izquierda el loch na Creitheach ya se ve en su totalidad, descansa impasible a los pies de un macizo bicéfalo; el Bla Bhein con 928 metros de altitud y el Clach Glas, su hermano menor con 786 metros. Estos promontorios nos son muy familiares, lo único que cambia es la perspectiva y el hecho de que la última ve que estuvimos aquí sus cumbres estaban teñidas en blanco.

ETstudio-8Pero nada se puede comparar a lo que estaba apunto de aparecer, tras llegar a la parte más alta, una nueva panorámica se abre ante nsotros. Todas una serie de barrancos a derecha e izquierda con roca negra como el tizón que va a parar al mismo sitio, el Loch Coruisk. Por fin habíamos llegado y por fin habíamos podido contemplar con nuestros propios ojos este estremecedor lago. Dividido en dos por un pequeño hilillo de agua, el lago superior no parece más que una balsa comparado con el gran lago. Y lo mejor de todo, al fondo del todo el inmenso océano.

ETstudio-15Parece una escalera de agua hasta el mar, primero el pequeño lago seguido del gran lago y como colofón el mar del Norte, pero que en realidad es ya el Atlántico. Nos encontramos ante el Caldero de las Aguas, pues esto significa Loch Coruisk en Gaélico escocés, y aquí cuenta la leyenda que es el hogar del Caballo Acuático o Kelpie, que viene asociado al demonio. Según los grandes autores escoceses como Walter Scott o Lord Tennyson, nos encontramos ante la imagen más salvaje de toda Escocia, y razón no les falta pues lo que ven nuestros ojos nos emociona.

ETstudio-16Aunque aún nos faltaba una última sorpresa para acabar el día, y es que, mientras nos hacíamos fotos y disfrutábamos del momento nuestras perritas tuvieron que poner su sello de identidad y salir corriendo barranco abajo hacia el mar, casi 45 min nos llevó encontrarlas recorriendo arriba y abajo entre despeñadores y barrancos a las perritas. Encima una de ellas se había hecho daño en una pata y nos tocó hacer el camino de vuelta con ella cargada al hombro.

ETstudio-13El camino de vuelta se hizo largo y duro, el cansancio había hecho mella en todos nosotros y nos veíamos el momento de llegar a la tienda, aunque para eso aún quedaba una eternidad. Llegamos al parking del hotel sobre las 11 y pico de la noche, ya en la más absoluta oscuridad y después otros 45 minutos más de coche hasta la tienda; eso sí, había merecido la pena y creo que ninguno lo olvidaremos jamás.

Esta es la gran ruta de Skye, cualquiera que quiera conocer la parte más salvaje de Escocia debe visitar el Loch Coruisk. No existe nada igual en ningún otro sitio. La ruta el único inconveniente que tiene es que es muy larga para hacerla andando, aunque en bicicleta es un paseo de lo más agradable al ser todo llano. Si queréis hacer esta ruta en familia lo mejor es que alquiléis una bici de lo contrario si que llega a agotar. Aquí acababa nuestra última aventura en Skye, al día siguiente dejaríamos la isla para visitar el Loch Ness y de regreso a Edimburgo.

FICHA TÉCNICA
DISTANCIA: 25  km
DESNIVEL ACUMULADO: 359 m
TIEMPO: 10 h   
DIFICULTAD FÍSICA: Moderado
DIFICULTAD TÉCNICA: Fácil
SUPERFICIE: Sendero 
PUNTOS DE HIDRATACIÓN Y AVITUALLAMIENTO: No
coruisk

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.