Un día en el embalse de Guadalest Alicante / Comunidad Valenciana / España

El embalse de Guadalest en una joya de valor incalculable, tanto ecológica como paisajística. Situado en un enclave mágico, el pantano esta rodeado por las montañas más significativas de la provincia de Alicante. Por un lado la Aitana, con sus 1558 metros de altitud es el techo de la provincia. Por otro, las sierras de Serrella con 1359 metros, el Aixortá con 1219 metros y el Ponoig con sus 1181 metros forman una fortaleza que ha permanecido infranqueable durante siglos.

aixorta desde embalse de guadalestEste es un valle verde, las tierras de cultivo y los bosques de pino mediterráneo cubren las laderas de estas montañas a su vez salpicadas de pequeños pueblecitos de color blanco. Uno de estos pueblecitos, conocido internacionalmente por su gran belleza es el que le da nombre al embalse, Guadalest.

castell de guadalest desde el pantanoEl embalse tiene una capacidad de 16 hectómetros cúbicos y su presa una altura de 93 metros. Principalmente recibe el agua del río Guadalest, afluente del Algar, y suele estar a más del 80 % de su capacidad excepto en estos dos últimos años de intenso calor y escasas  precipitaciones que lo han hecho retroceder hasta menos del 40 %. Esperemos se recupere pronto y para el verano de 2016 esté en todo su esplendor. 

Estado de las aguas a Septeimbre de 2017: Después de un año realmente húmedo el embalse a recobrado todo su esplendor y está a plena capacidad, el agua limpia y turquesa como de costumbre.

LA PRESA

muelle del barco solar embalse de guadalestEl acceso hasta el embalse se realiza normalmente desde el propio pueblo a través de la carretera CV-755 y después por la calle La Era. Este camino nos llevará justo hasta la presa donde existe un aparcamiento y desde donde podremos caminar por la orilla izquierda hasta un embarcadero. Aquí podemos dar un paseo por el embalse en un barco solar por unos 6 €. Aquí podéis visitar su página web.

Si continuamos por la carretera que cruza el embalse llegaremos hasta una pequeña carretera asfaltada que discurre por la orilla de la derecha, esta carretera es una auténtica maravilla, estrecha y tortuosa, nos hará recorrer algunos de los rincones más bonitos de este lugar. Esta carretera además nos une con diversos pueblos como Beniardà o Confrides desde donde a través de un camino forestal podremos subir a la Aitana.

Recordad que este enclave es un de lugares más importantes de la Ruta por carretera de la Marina Baixa, una ruta para hacer en coche por caminos forestales que nos llevarán por la naturaleza más abrumadora de esta comarca alicantina.

No sabría decir las veces que hemos visitado este embalse, pero todos los años una o dos visitas son obligatorias. El lugar es muy tranquilo y las vistas inmejorables.

flores embalse de guadalest

A medida que vamos avanzando por el camino vemos la gran diversidad de flora que existe, todo tipo de flores, árboles y plantas colman las orillas de la carretera.

Lo malo de esta zona es que es muy difícil encontrar un lugar para dejar el coche y bajar andando hasta la orilla, podéis dejarlo en el parking del principio y caminar un rato, esto es muy recomendable.

Una de las primeras veces que fuimos dejamos el coche al principio del camino y por una bajada entre los árboles llegamos hasta el agua. A pesar de que habían algunos turistas bañandose se podría decir que estuvimos solos casi todo el día.

perro bañandose en embalse de guadalest

Preparados con balsas neumática y colchonetas nos dispusimos a pasar un inolvidable día, fue así como empezamos a conocer un poco más este lugar. Mientras remábamos íbamos fijándonos en posibles lugares de baño, y la verdad no parecía que hubiera mucho donde elegir ya que las orillas son bastante escarpadas e inaccesibles.

perro en balsa tomando el sol

Aún así disfrutábamos de cada instante, el agua fresca pero agradable y el día bastante caluroso aunque por suerte estaba un poco nublado y el sol no sacudía con fuerza.

Tan solo el poder ir con el kayak por en medio del embalse disfrutando de las vistas ya merece la pena. Y si no que se lo pregunten a nuestra perra que iba en su balsa de remolque disfrutando de la vida perruna…

kayak en el embalse de guadalest

LA COLA DEL EMBALSE

Este es nuestro sitio preferido, como siempre intentando huir de la gente, buscando los lugares más auténticos y solitarios, los desconocidos para los turistas y domingueros.

vista de el embalse de guadalest y el pueblo

El que la busca la consigue, o eso es lo que se suele decir, y en nuestro caso no podía ser más acertado. Después de algunas visitas encontramos un lugar que es perfecto, sobre todo si lo que queréis es ir con perros. En la cola del pantano nadie os molestará, hay mucho espacio y aunque se tarda mas en llegar merece mucho la pena.

Desde Beniardà, buscamos la piscina municipal y desde ahí un estrecho camino desciende con mucha pendiente hasta el embalse. El camino es muy muy estrecho, aunque está asfaltado, desciende entre bancales e inclinadas laderas hasta un llano donde hay un pequeño aparcamiento junto a dos o tres contenedores. Por favor los contenedores son para usarlos, hay que recoger la basura para que todos podamos seguir disfrutando de estos sitios, nosotros hemos tenido que recoger la basura de otra gente muchas veces que hemos ido.

zona de baño embalse de guadalest

Desde el aparcamiento un pequeño sendero baja hasta la orilla, aquí el pantano es mucho más estrecho pero cuenta con la ventaja de que la orilla es completamente llana con lo que es perfecta para disfrutar cómodamente.

pradera zona de baño embalse de guadalest
A medida que íbamos explorando un poco la zona encontrábamos sitios de auténtico ensueño, como esta pequeña explanada cubierta de hierba. Aquí decidimos dejar los bártulos e instalarnos. A nuestra derecha la grandiosidad del embalse que se va ensanchando y ensanchando, y a nuestra izquierda se estrecha formando la cola hasta la desembocadura de alguno de sus afluentes.

Por toda esta zona la vegetación es exuberante, árboles y plantas de todo tipo crecen fuertes y sanas por todas partes, el agua con un color esmeralda invita a un perfecto día de baño, el cielo azul de Alicante nos reconforta y el circo de montañas nos resguarda de posibles vientos más fríos del norte.

la cola del pantano de guadalest

Y arriba del todo Guadalest con sus casas en los acantilados y su castell en la afilada roca nos vigila con una mirada de siglos de historia.

Nosotros por nuestra parte no nos lo pensamos más y en un acto impulsivo cogemos carrerilla y nos lanzamos al agua.

chicos bañandose en embalse de guadalest

guadalest

 

DESCARGAR TRACK WIKILOC

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.