Refugio de Estós Aragon / España / Rutas / Valle de Benasque y Ribagorza

DSC02740Entre tresmiles existe un valle; un valle profundo y extenso excavado por los glaciares a lo largo de cientos de miles de años, apenas un suspiro en tiempo geológico.

El valle de Estós se encuentra en la zona noroccidental del valle de Benasque y pertenece al Parque Natural de Posets-Maladeta. Al Sur del valle un guardia pretoriano custodia la entrada, siempre vigilante desde los 3375 metros de altitud, el Posets. Al Norte, un centurión, luchando contra los fríos vientos del Norte el Perdiguero.

Este valle se extiende más de 12 kilómetros y en lo más profundo, al final de interminables barrancos y precipicios se escucha un gran estruendo como si cientos de caballos desbocados recorrieran el valle, es el río con el mismo nombre que baja exhibiendo su gran poder.

Este valle es de los más turísticos de todo el Pirinieo, ya sea por la vertiente francesa o española. Decenas de rutas salen desde el parking en todas direcciones. De este valle hablaremos, y mucho.

En esta ocasión, haremos una de las rutas más conocidas hasta el refugio de alta montaña situado a 1890 metros de altitud.

RECORRIDO

Salimos de Benasque con dirección a los Llanos del Hospital por la carretera A-139, al poco de salir del pueblo pasaremos el camping Aneto y el Ixeia atravesando un pequeño puente. Justo aquí hay una indicación que señala a mano izquierda hacia Estós. Nos desviamos y llegaremos hasta el parking.

DSC02607La ruta es muy cómoda y no tiene ningún tipo de dificultad física, si que es verdad sin embargo, que son 9 kilómetros de recorrido hasta el refugio por lo que con niños se puede hacer muy larga. El tiempo aproximado son 2 horas, aunque eso es sin contar paradas.

En invierno tiene dificultad añadida ya que aunque el camino pueda estar limpio de nieve, se forman enormes placas de hielo que ocupan todo el ancho y por las que es bastante difícil caminar. Durante esta estación siempre nos hemos tenido que dar la vuelta.DSC_0324

Hace bastantes años encontré una variante que desconozco si sigue abierta, nada más salir del parking un pequeño
sendero sube hacia la derecha y montaña arriba, este es el antiguo camino medieval, y aunque hace la ruta mucha más larga, las vistas son magníficas.

Si seguimos por el camino principal, a mano izquierda encontraremos una pequeña presa y más arriba varios sitios junto al río donde este baja con una gran fuerza.

La siguiente parada sera en la palanca de Aiguacari, un puente con unas excelentes vistas del macizo de el Perdiguero.

Cruzamos el río hacia la izquierda y continuamos por el camino hasta la siguiente parada en la cabaña de Santa Ana. Una pequeña cabaña de pastores que es un refugio libre, desde aquí un camino baja por a izquierda hasta el río para cruzarlo y subir hasta el Glaciar del Perdiguero. Nosotros no tomaremos ese camino en esta ocasión.

740892_4530983705125_698690465_o (1)

Sin embargo esa zona es ideal para tomarse un respiro, tumbarse en la hierba junto al río y disfrutar de las vistas.

DSC02603

Más adelante nos encontraremos con un cruce y un cartel indicandonos nuestra posición, si tomamos el sendero de la izquierda subiremos a los Ibones batisielles. Una de las mejores rutas de todo el Pirineo que podremos visitar en un nuevo post en el futuro.

A partir de aquí no quedará más que el lejano rumor del río que quedará encajonado en una profunda garganta mientras nosotros en cambio vamos ganando altura. Lo bueno es que el camino es ancho todo el rato y su transito es muy cómodo.

DSC02586

Hace unos cuántos años los coches tenían permitida la entrada en el valle y además era acampada libre, pero como suele ocurrir la gente que no respeta nada acabó degradando el entorno. Coches apilados en los bordes del camino y en las praderas, basura, decenas de restos de hogueras… cuándo en 1994 se incluyó dentro del parque natural de Posets-Madaleta, esto se terminó y la naturaleza pudo regenerarse. Gracias a esto hoy en día podemos seguir disfrutando de este precioso valle que es único e irrepetible.

DSC02638El camino continúa su ascenso entre bosques de abetos y pinos, algo que se agradece de sobremanera en verano cuándo el sol esta alto y calienta con fuerza, recordemos que estamos en alta montaña y aquí la radiación es más agresiva.

Un poco más adelante nos volveremos a encontrar con algunos riachuelos que bajan de los ibones y que de nuevo servirán para refrescarnos, recargar las cantimploras y descansar un poco. Hay una fuente natural que cae en un tronco que se utiliza como abrevadero. Se puede beber de este agua sin ningún problema, en realidad una vez estamos en el parque natural y ya hemos conseguido cierta altura, cualquier salto de agua es apto para beber.

Por fin parece que el camino quiere dejar de ascender para llevarnos a algún lugar nuevo; ante nosotros se abre un majestuoso valle que jamás hubiera imaginado. El valle deja de estar completamente encajonado, para abrirse en una vasta llanura con el río Estos discurriendo en un remanso de paz a los pies de uno de los macizos más espectaculares que veréis.

 DSC02664

Este es el Pla de Estós y aquí se encuentra la cabaña de Turmo, este lugar es tan mágnifico que tiene hasta su propia canción, el tema de Celtas Cortos “20 de Abril”. Esto era algo que desconocía completamente hasta que unos vecinos que también conocen en valle de Benasque en profundidad nos lo dijeron.

La zona de la cabaña de Turmo nos impactó y aunque no estábamos nada cansados decidimos buscar un lugar junto al río y comernos los bocadillos. Era Mayo y el día no podía ser más espléndido, el cielo sin una nube, la hierba verde como la esmeralda y las montañas cubiertas de nieve

DSC02669

La verdad es que la excursión bien pudiera terminar aquí, el lugar es perfecto para pasar todo el día recorriéndolo a lo largo y ancho, pero esto no es más que un alto en el camino, esta ruta no dejará de sorprendernos.


DSC02671

La majestuosidad de las montañas te hacen tan sentir insignificante que enseguida entiendes que se cobren de vez en cuando algún sacrificio, el reino del Aneto es implacable. 

A medida que seguimos caminando, la perspectiva del macizo va cambiando dibujando nuevas formas y mostrando sus afiladas paredes que lo hacen totalmente inaccesible.

DSC02672

Vamos dejando atrás el valle y el ancho camino que nos ha acompañado durante toda la ruta comienza a estrecharse, para al poco adentrase en el bosque y ascender zigzageante entre los árboles. El sendero ha sido reconstruido el los últimos años y ahora está empedrado y es más accesible.

DSC02641
DSC02673El paseo por el bosque a pesar de que no deja de ascender es de lo más agradable, de vez en cuándo los árboles se abren para dejar ver un atisbo de lo que nos espera más adelante, pero aún así de momento no es más que algo que solo podemos imaginar.

En otros momentos en cambio el bosque se cierra por completo, apenas sí entra la luz de sol como tímidos rayos entre las ramas creando una escena de cuento de hadas. Parece que el sendero nos va a teletransportar a un nuevo mundo mágico lleno de criaturas que no llegamos a comprender.

DSC02702

Después de una media hora, el bosque llega a su fin abriéndose ante nosotros otro valle, esta vez mucho más abrupto que el anterior. Estamos a casi 2000 metros de altitud, y aunque en principio no es mucho, el estar rodeado de tresmiles a un lado y a otro nos hace sentir como en una trampa mortal. No puedo ni imaginarme lo que sentirían los primeros pobladores prehistóricos la primera vez que caminaron por este valle. Seguramente su sentido de conectar y entender la naturaleza les hacia sentir cosas que hoy a nosotros se traduce en los cabellos del cuerpo erizándose como si la huella genética de nuestros ancestros aún siguiera latente, pero que nosotros ya hemos olvidado.

DSC02722

Al fondo ya vemos el refugio de Estós, bastante más grande de lo que nos habíamos imaginado, bien podría parecer un hotel. A medida que nos acercamos vemos que aparentemente dispone de todas las comodidades, incluso tiene un pequeño bar.

El refugio es de los más viejos y las habitaciones son de literas apiladas, los baños mixtos y en el exterior, algo del todo conveniente en invierno… y la comida bastante aceptable aunque yo sólo me tomé un café. He escuchado quejas de gente por la precariedad de las instalaciones, no lo entiendo, estamos en alta montaña y aquí la gente no busca comodidades.

DSC02724

El refugio se encuentra a 1890 metros de altitud y es el punto de partida para la mayoría de las ascensiones a los tresmiles que le rodean, también parten rutas hacia el refugio de Ángel Orús y hacia Batisielles. 

DSC02736El precio de la pernocta para adultos es de 16,30 € y para los federados de 9,70 €, mientras que para los menores de 14 años es de  8,60 € y de 5,50 € los federados. Algo caro para los que no estamos federados, pero también hay que entender que mantener el refugio es muy caro.

El teléfono es 974 34 45 15 y es altamente recomendable llamar para reservar porque sino será difícil que haya sitio.

La web con toda la informacion, Refugio de estós 

DSC02727

Después de descansar un rato nos pusimos en marcha de nuevo para volver al parking, la ruta había sido perfecta y el lugar de ensueño. Otro de esos lugares que se quedara para siempre grabado en mi retina.

 

 

 

DSC02717

FICHA TÉCNICA
DISTANCIA: 8,15  km
DESNIVEL ACUMULADO: 822 m
TIEMPO: 2h y 30 min
DIFICULTAD FÍSICA: Fácil, aunque larga.
DIFICULTAD TÉCNICA: Muy Fácil.
SUPERFICIE: Camino y sendero
PUNTOS DE HIDRATACIÓN Y AVITUALLAMIENTO: Si, multitud de fuentes y chorros de agua, restaurante en el refugio.
estos


DESCARGAR TRACK WIKILOC

Comentarios