Abadía de Melrose, historia de las Scottish Borders Escocia / Europa

cementerio abadia de melroseLas Scottish Borders o fronteras de Escocia, también conocidas como las tierras bajas han sido durante toda la historia un foco de conflicto entre Inglaterra y Escocia; ya para los romanos al principio de la nueva era, las scottish borders eran todo un dolor de cabeza. Durante los siglos, Inglaterra ha intentando unificar toda la isla bajo una misma corona, algo a lo que los escoceses se negaban y cuyo conflicto se extiende hasta nuestros días.

En el año 1136, cuando los inviernos aún eran largos y fríos, cuando el hombre apenas había empezado a dominar su entorno y en una era de oscuridad, un grupo de monjes cistercienses vagaban por las tierras bajas de Escocia buscando un lugar aislado del mundo e inhóspito para fundar su templo.

La orden del Císter se caracterizaba por su voto de silencio, con una vida dedicada exclusivamente a la oración y al trabajo, incomunicados con el mundo exterior y totalmente entregados a sus quehaceres cotidianos. La abadía fue construida a petición del Rey David I de Escocia y pasó a ser la sede de la orden cisterciense en Escocia.

patio abadia de melrose

 

La abadía era todo un símbolo de poder frente al reino de Inglaterra, el mensaje era claro, somos un reino poderoso que jamás se arrodillará bajo la corona inglesa. Pero el mensaje de vuelta fue, si cabe, mucho más claro. El rey Ricardo II de Inglaterra la incendió hasta tal punto que las fieras llamas sólo dejaron los cimientos en pie. Pero Ricardo II era más inteligente que eso, a los pocos años la mandó reconstruir, ¿la razón? Ricardo II no quería que al llegar a las puertas del cielo San Pedro le pidiera cuentas sobre la quema de iglesias y para salvar su alma, volvió a levantarla.

abadia de melrose desde arriba
 

Fue a partir de esta época cuando la edad dorada de la abadía llegaría, los monjes cistercienses habían abandonado sus tradiciones más humildes y comenzaron a dotar de gran poderío a la abadía haciéndola la más importante de toda Escocia.

 

En 1554, durante las guerras de independencia, los ingleses volvieron a destruir el monasterio quedando gravemente dañado y comenzando así su declive. Ya en el siglo XVII se convirtió en parroquia local hasta que en 1810 fue totalmente abandonada.

chica abadia de melrose
 
corazon robert the bruce

La historia aún depararía muchas sorpresas, ya que en los años 90 unas excavaciones arqueológicas descubrieron un pequeño cofre de plomo en el que un grabado decía que ahí estaba enterrado el corazón del Rey Robert The Bruce. La caja nunca fue abierta, y hoy en día sigue enterrado en la abadía.

Pasear por las ruinas de este glorioso monumento es algo difícil de olvidar, es empaparse de la historia más viva, nos hace entender muchas cosas del eterno conflicto entre Escocia e Inglaterra. Por un lado, países bastante diferentes; pero por otro lado, profundamente ligados históricamente el uno al otro que los hace hermanos. Una historia increíblemente rica que hace de esta tierra un lugar único en el mundo.

Alrededor de la abadía y como no podía ser de otra manera en el Reino Unido, existe un gran jardín convertido en campo santo, toda clase de nobles y aristócratas yacen en este templo, y cuánto más cercanos al altar principal, mayor su escalafón social, llegando hasta la realeza.

arbol muerto abadia de melrose

Los monjes para conseguir financiación y construir el templo rezaban por las almas de los nobles y estos a cambio sufragaban la construcción.

En aquella época de miseria, lo mejor que podía pasarle a alguien era entrar a formar parte de formación religiosa, esto te aseguraba dos comidas al día, un  techo bajo el que dormir y un trabajo de por vida. Pero si no eras más que un plebeyo entrar en una orden así era una ardua tarea, así que la única solución era pasar a formar parte de los Lego, que eran los monjes constructores de la abadía y así poco a poco ganarte un puesto.

jesus abadia de melroseMuchos son los detalles que se encuentran escondidos en los recovecos de  este magnífico templo, en el ala este dos estatuas, una de San Pedro con las llaves del cielo, y a su lado San Pablo. Justo al entrar en la Abadía, si nos fijamos en el arco interior encontraremos la cara de Jesucristo.

La entrada a la Abadía cuesta unos 5,5 GBP por persona (3,5 GBP los niños) e incluye una audio guía en español, las entradas las podéis conseguir en la misma abadía. El horario de visitas es hasta las 5 pm en verano y hasta las 4 pm en invierno.

puente tirantes rio tweedEn los alrededores de la Abadía podréis visitar el hermoso pueblo de Melrose, su casco antiguo es muy hermoso. Y, si lo queréis es dar un bonito paseo junto al río, lo que os recomiendo es que os desviéis por la carretera que entra al pueblo por donde esta la abadía hacia la derecha por un camino asfaltado que indica que no tiene salida. Allí encontraréis aparcamiento junto a un puente de tirantes.

puente madera rio tweedEl paseo junto al río Tweed es una gozada, el camino que nosotros tomamos fue cruzar el puente y girar hacia la izquierda, aunque hay otros caminos hacia la derecha y a ambos lados del río.

Es un sendero junto al río y entre el bosque donde en primavera se respira un profundo olor que bien recuerda al de una verdulería. Los arboles comienzan a recuperar su abrigo y las flores nacen en todas partes. Recordar que aquí la primavera es más bien tardía y que hasta mediados de Mayo no la podréis disfrutar en su mayor esplendor.

Si seguimos por el paseo hasta el final llegaremos hasta el pueblo de Gattonside; quizás si el día invita podéis refrescaos los pies en el río y tumbaos en la hierba, desde luego que si sale el Sol y no sopla el aire, es un bonito lugar para relajarse.

paseo por el rio tweed
 

Mucha es la gente que pasea por aquí con sus hijos y perros, así que seguramente verás mas de uno de estos amigos peludos chapoteando a orillas del río.

primavera rio tweed

En la otra orilla, aunque no fuimos, pudimos ver praderas con caballos con lo que debe ser una zona muy interesante de visitar.

 

 

rio tweed

Al final del camino el sendero se interna en el bosque, pasando por una zona bastante sombría, al final parece estar la carretera cerca por lo que decidimos dar la vuelta. Si sale un buen día, lo mejor es llevar unos bocadillos, extender un mantel en la hierba y pasar un genial y relajado día de picnic después de habernos empapado de la historia del lugar.

chica en bosque otoño

 

 

Comentarios